Canal de José Arcesio en Dailymotion y YouTube

Cultivo del lilium 7. Manejo del cultivo


Cultivo del lilium
7. Manejo del cultivo
Normalmente los bulbos de lilium llegan congelados a la plantación, por lo que es de gran importancia realizar una prolija revisión con el objeto de asegurarse que realmente se encuentran en buen estado de congelamiento. Los bulbos que han sido congelados una vez no pueden volver a congelarse. Si llegan en estado deshielados y se pretende parcializar la plantación las cajas se deben colocar en cámara de frío a 0 ºC. De esa forma se pueden mantener por alrededor de tres a seis semanas, dependiendo del grado de desarrollo del brote al momento de la recepción.
Los bulbos de híbridos asiáticos pueden ser almacenados en estado de congelamiento sobre un año, sin mostrar deterioro de la calidad. Pero estos bulbos almacenados por un período tan largo se desarrollan más rápidamente, las plantas son más chicas y se obtienen menos botones.
Los híbridos orientales, L.A., y longiflorum no pueden ser almacenados por tan largo tiempo y normalmente se considera que no más de seis meses es suficiente, si se quieren evitar problemas de daño por hielo o brotación.
Bajo condiciones normales de congelamiento y una vez programada la plantación, las cajas se pueden colocar en cámara de frío o al aire libre, con el objeto de lograr todo el proceso de deshielo a temperaturas bajas (10-12 ºC), con el plástico del embalaje abierto.
Con ello, se logra una activación metabólica lenta lo que se traduce en un mejor enraizamiento y un buen establecimiento de la planta, para lograr buena calidad de flor.
Idealmente se debe plantar sobre suelo frío o por lo menos no caliente, para obtener un lento desarrollo de raíces, lo que se logra con humedad de suelo, con profundidad de plantación mayor, aplicación continua de agua en forma de lluvia después de plantado y sombreamiento con malla negra (“Rushel”) 50 a 65% antes de plantar. Este elemento es de vital importancia desde la plantación hasta la formación de las raíces del tallo, especialmente desde primavera en adelante, incluso en la zona sur, evitando también los daños por golpe de sol, principalmente en las variedades orientales.
La experiencia indica que la malla de sombra no debe ser retirada de un cultivo cuando todo el desarrollo vegetativo se ha realizado a la sombra. Cuando se retira la malla poco antes de la emisión de botones, o más adelante, los botones se deforman, las flores no abren o, como mínimo la coloración se pierde.
Debe cuidarse especialmente el riego en los primeros días de la plantación ya que el bulbo usa gran cantidad de agua para su brotación y posterior formación de botones florales. Un bulbo plantado en un suelo caliente seguramente producirá una planta más baja y menor cantidad de botones.
De todo lo anterior, se desprende que las raíces del bulbo son de gran importancia. Inmediatamente después de plantados no existen las raíces del tallo, por lo que la elongación del brote depende exclusivamente de las del bulbo. Mientras más y mejor sean las raíces del bulbo, la absorción de agua será más fácil lo que se traducirá claramente en un saludable alargamiento del tallo floral. La firmeza y largo del tallo foral de penderán posteriormente en gran medida de la presencia de muchas y buenas raíces del tallo. Cuando uno inspecciona cultivos de lilium con problemas de largo de vara, la causa más común de esto es la presencia de un sistema radicular pobre.
Fuente: Manuales FIA de Apoyo a la Formación de Recursos Humanos
para la Innovación Agraria
Producción de flores cortadas V Región
GOBIERNO DE CHILE
INSTITUTO DE INVESTIGACIONES AGROPECUARIAS

INIA

LAS PLAGAS COMUNES DEL JARDÍN Identificación y Manejo Integrado Insectos del suelo Cuerudos

LAS PLAGAS COMUNES DEL JARDÍN
Identificación y Manejo Integrado
Insectos del suelo
Cuerudos
“Cutworms”
Los cuerudos son orugas de cuerpo robusto y suave que miden unos 40 mm de longitud. Su color varía del marrón al negro. Tienen la cabeza brillante y poseen marcas triangulares en la parte superior de los costados. Al ser perturbados se enroscan (Fig. 39A). El adulto es una alevilla marrón (Fig. 39B). La distancia entre los extremos de sus alas extendidas varía entre 25 mm y 30 mm de longitud.
Las alevillas hembras depositan los huevos sobre los pastos o en la capa superior del suelo.
Daños- Los cuerudos tienen un aparato bucal masticador con el cual devoran el follaje y los tallos tiernos de una gran variedad de plantas. No se ven generalmente hasta que se encuentra el daño. Su alimentación es subterránea y durante la noche. Las larvas recién nacidas tienen un apetito voraz y consumen gran cantidad de materia vegetal verde.
Manejo integrado de cuerudos
1. Rebusque cerca de la base de las plantas jóvenes y a varias pulgadas de profundidad en el suelo para encontrar los cuerudos y eliminarlos.
2. Proteja las plantas jóvenes contra los cuerudos en los lugares donde esta plaga abunde. Coloque un collar de papel alrededor de los trasplantes.
Entierre parte del collar de papel en el suelo, por lo menos 2 pulgadas. El collar se irá descomponiendo mientras la planta crece.
3. Coloque sobre la superficie donde sembrará plantas nuevas una mezcla de
harina integral o fibra molida con la bacteria Bacillus thuringiensis. Haga esto una semana antes de sembrar. El Bacillus thuringiensis o Bt es inofensivo para los humanos y los animales domésticos. Los cuerudos presentes en el suelo comerán la fibra con Bt en vez de sus plantas nuevas. Vea el capítulo de insecticidas biorracionales para más información sobre esta bacteria.
4. Mantenga los alrededores libres de gramíneas, ya que en su ambiente natural los cuerudos se alimentan de las plantas de esta familia.
5. Atraiga los pájaros a su jardín colocando comederos cerca de las plantas. Los cuerudos y otros insectos forman parte de la dieta de muchas especies de pájaros.

Fuente: LAS PLAGAS COMUNES DEL JARDÍN
Identificación y Manejo Integrado
Por: Hipólito O'Farrill-Nieves, Ph.D.
Especialista en Entomología
Silverio Medina Gaud, Ph.D.

Entomólogo y Profesor Emérito

Manual de Vivero - Almácigos


Manual de Vivero
1. Almácigos
Los almácigos son canteros especiales donde se ponen a germinar las semillas para después transplantar las plantitas a los envases. En los almácigos se brindan a las plantitas todo lo necesario para desarrollarse: media sombra, humedad, protección contra vientos y suelo rico. En general, se utiliza una superficie de 0.5 m2 de almácigo por cada 1000 plantas. Si se producen pocas plantas, los almácigos pueden construirse en cajones de verduras.
2. Canteros de envases
Los canteros son la parte que más espacio ocupa en el vivero. Es donde se acomodan las plantas una vez transplantadas del almácigo a los envases. Aquí, las plantas tienen el espacio necesario para crecer bien. En zonas semiáridas se recomienda usar canteros bajo nivel, para un mejor aprovechamiento del agua. En general tienen de 1 a 1,2 metros de ancho, el largo es variable (no más de 10 m) y la profundidad es similar a la altura del envase o un poco menos. Si se usa sombra individual por cantero, estos deben orientarse en sentido Este-Oeste, para que tengan sombra todo el día.
3. Calles y sendas
Los canteros se separan por sendas de unos 30 cm de ancho, lo suficiente como para poder pasar cómodamente con una carretilla. Cada tantos canteros, es bueno dejar una calle más ancha como para poder pasar con un tractor o una camioneta, para el transporte de materiales del vivero o el despacho de las plantas.
4. Media sombra
En climas de sol fuerte como el nuestro, es necesario brindar a las plantitas (en almácigo y en canteros) una media sombra, para protegerlas y conservar más agua para la planta, reduciendo la evaporación. No se debe exagerar, cuando hay demasiada sombra las plantas no crecen bien, se ponen amarillas y aparecen enfermedades. La media sombra debería reducir la cantidad de luz a la mitad entre la sombra total y el rayo del sol. Lo más conocido para esto es la tela media sombra; también se pueden usar entramados de caña, listones de madera, totora, ramas, o colocar las plantas debajo de un árbol de copa no muy densa. Se puede hacer una sola estructura para todos los canteros (tendrá que ser alta para poder pasar) o individuales (una para cada cantero). Si se da una inclinación, el lado más bajo debe quedar hacia el norte, para que no entre demasiado sol por ese lado.
5. Área de transplante
Está destinada a recibir las plantas que provienen de los almácigos, cuando alcanzan un tamaño adecuado para ser trasplantadas. Puede tener dos sectores, dependiendo de las especies a cultivar y de la técnica elegida. Uno de estos sectores se denomina cancha de cría y en él se trasplantan las plantitas de los almácigos a envases. Esta técnica se emplea principalmente para plantas de hojas perennes, aunque actualmente está muy extendido su uso. El otro sector, denominado vivero de cría también recibe las plantas del almacigo pero se las planta directamente en tierra. Las plantas que son trasplantadas al vivero de cría son por lo general especies de hoja caduca que resisten un posterior trasplante al lugar definitivo a raíz desnuda, es decir, sin pan de tierra.
6. Área de plantación
Comprende el sector donde se plantan directamente en tierra o envases diferentes partes de plantas como estacas (trozos de tallos); pedazos de raíces que pueden brotar, etcétera. En esta área se producen plantas a partir de partes de las plantas que no son semillas (reproducción asexual).
7. Área de preparación del Sustrato
Además de estas áreas, se requerirá de un lugar para la preparación del suelo sobre el cual se cultivarán las plantas en el vivero.
Fuente: MANUAL DE VIVERO
2º AÑO CICLO BÁSICO AGRARIO
VERSIÓN PRELIMINAR
DIRECCIÓN PROVINCIAL DE EDUCACIÓN TÉCNICO PROFESIONAL

DIRECCIÓN DE EDUCACIÓN AGRARIA

Cultivo del gladiolo - Enfermedades Virosis


Cultivo del gladiolo - Enfermedades
Virosis
Alrededor de quince virus son capaces de infectar al gladiolo, aunque su importancia económica es muy variable. De hecho, solamente dos, por otra parte muy ubicuos, se extiende en el cultivo del gladiolo, ambos son responsables de las decoloraciones foliares y florales:
8.8. Virus del mosaico amarillo del ejote o Bean Yellow Mosaic
Virus (BYMV)
Los síntomas de este virus son claramente visibles en las hojas de las plantas jóvenes desde el comienzo de la vegetación y se manifiestan por manchas decoloradas alargadas paralelamente a las nerviaciones.
Más o menos pronunciadas, según cultivares, afectan no solo al follaje sino también al escapo y las brácteas florales. Posteriormente, dichos síntomas se difuminan e incluso, pueden desaparecer. En un gran número de cultivares, aparecen también estrías negras o pardo violáceas en los pétalos. La intensidad del color de las estrías varía con la temperatura, pudiéndose producir enmascaramiento a temperaturas elevadas.
Esta infección viral no afecta demasiado al vigor de las plantas, cuyo aspecto vegetativo permanece normal; además los síntomas no se intensifican en las multiplicaciones sucesivas.
Virus del mosaico del pepino o Cucumer Mosaic Virus (CMV)
En los cultivares sensibles, la floración queda muy afectada por decoloraciones y deformaciones de los flósculos, que se abren mal.
Los pétalos presentan manchas ovaladas, de color blanco, rosa o amarillo, según cultivares, toman un aspecto arrugado y abarquillado, presentan a veces excrecencias y las inflorescencias se quedan cortas y malformadas.
Las plantas atacadas son menos vigorosas, acentuándose el enanismo año tras año. El engrosamiento de los cormos queda asimismo afectado.
Los dos virus son transmitidos en la forma no persistente por diversos vectores, entre ellos pulgones, que los diseminan planta a planta a partir de numerosas fuentes de infección.
El origen de propagación del CMV es la presencia de lotes de gladiolos contaminados. El BYMV se propaga sobre todo por los cormos producidos en plantas infectadas, además en condiciones normales de cultivo, la tasa de recontaminación por el BYMV de lotes sanos de gladiolos es particularmente alta.
Control
La selección masal solo es recomendable si se aplica durante la vegetación y la floración y si está dirigida contra el CMV.
En el caso del BYMV las recontaminaciones se pueden controlar de forma preventiva con relación a los pulgones vectores, como son la utilización de redes protectoras no tejidas, superficies reflectantes o la pulverización de aceites minerales.
Fuente: CULTIVO DE GLADIOLO
PROYECTO ESTRATÉGICO PARA LA SEGURIDAD ALIMENTARIA
UNIDAD TÉCNICA NACIONAL
REGIÓN ALTOS DE CHIAPAS.
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

Marzo de 2010.

ESPECIE: Epidendrum nocturnum Jacq.


10. ESPECIE: Epidendrum nocturnum Jacq.
Publicación: Enum. Syst. Pl.:29.1760.
Etimología: El nombre genérico deviene del griego epi,
encima, sobre, y dendron, árbol, por el hábito epífito de
estas plantas (Mújica & al. 2000). El epíteto específico
fue dado por el Barón Nicolás Jacquin, botánico
coleccionista del siglo XVIII, por la fragancia nocturna de
las flores (Sauleda & Adams 1996).
Sin: Amphioglottis nocturnum var. latifolium Lindl.
Amphioglottis nocturnum var. trichis Cogn.
NC: Orquídea cimarrona, San Juan, Flor de San Pedro,
San Pedro (Roig 1965).
Descripción: Plantas epífitas, pseudobulbos alargados
con hojas dísticas. Flores solitarias que se ubican en el
extremo de los tallos, con sépalos y pétalos amarillos
verdosos y el labelo blanco.
Época de Floración: Junio-septiembre.
Nota: En las noches las flores expiden un aroma muy
suave, esta especie se distribuye por toda América
Tropical (Ackerman 1992).
Fuente: Revista del Jardín Botánico Nacional 30-31: 159-167, 2009-2010
Las orquídeas que se cultivan con mayor frecuencia en Cuba
Alelí Morales Martínez

Jardín Botánico Nacional, Universidad de La Habana. Cuba.

¿Tu terraza o tus balcones?

    

¿Tu terraza o tus balcones?  La resistencia del forjado condiciona el tamaño de los tiestos, que está directamente relacionado con su capacidad para albergar sustrato húmedo.
Del tamaño de los contenedores dependerá el tipo y envergadura de las plantas que puedes utilizar. Si vas a colgar jardineras de las barandillas comprueba su solidez.
Para aligerar el peso puedes recurrir a los tiestos de plástico, que son muy ligeros y se comercializan hoy en gran cantidad de formas y tamaños, incluida la imitación del barro o el cemento. También encontrarás sustratos elaborados a base de turba, mucho más ligeros que la tierra vegetal, y arlita para la capa de drenaje.
• Observar la trayectoria del sol y la forma en que incide en los distintos puntos de la terraza a lo largo del día y, si es posible, del año. Esta información es básica para una correcta elección de las plantas, caso contrario te resultará frustrante ver que no se adaptan, se estropean y debes reponerlas. Ten presente, por ejemplo, que una exposición al oeste soporta un nivel de insolación muy alto y fuerte durante el verano, y una orientación al norte es muy umbría en invierno. Ten en cuenta también la incidencia del viento.
• Trazar un pequeño boceto que incluya las medidas del espacio y la distribución de tiestos y jardineras. Eso te permitirá calcular la cantidad de elementos y su tamaño.
A la hora de repartir el peso piensa que normalmente los bordes y las zonas que están pegadas a la casa son los puntos más fuertes del forjado, en tanto que en el centro es menos aconsejable cargar grandes pesos. Aprovecha las posibilidades que te ofrecen las plantas para ocultar vistas no deseadas o hacer de pantallas cortavientos o contra miradas indiscretas
CUATRO PREGUNTAS CLAVE ANTES
DE SELECCIONAR LAS ESPECIES
Antes de pasarte por tu centro de jardinería a elegir las plantas debes pensar en los factores que influirán en su cultivo, el contexto donde vivirán y, por último, el efecto que quieres conseguir.
• ¿Sol, semisombra, sombra? Ten muy en cuenta la orientación y cómo incide el sol en el sitio donde quieres cultivar tus plantas. El viento es otro factor importante si los balcones o la terraza se hallan en altura.
• ¿Qué especies funcionan mejor? Las especies autóctonas o aclimatadas tienen mejores posibilidades de adaptarse a las condiciones que puedes ofrecerles, sobre todo el régimen de temperaturas y humedad ambiental.
El mantenimiento será también más sencillo. En tu centro de jardinería te asesorarán y ofrecerán un sinfín de especies aptas para el clima de la zona de España donde vives.
• ¿Cómo agruparlas? Si quieres tiestos combinados planta juntas especies con similares exigencias de luz, suelo y riego. Xerófi tas con xerófitas, acidófilas con acidófilas, plantas que necesitan suelos de pH alto con otras de similares preferencias... Ten en cuenta también que hay algunas que de ninguna manera toleran la compañía de otras especies, generalmente las de rizoma poderoso.
• ¿Tienes tiempo para cuidarlas? Si no dispones de mucho tiempo busca especies de fácil mantenimiento.


Cultivo del lilium 3. Requerimientos de suelo para el cultivo


Cultivo del lilium
3. Requerimientos de suelo para el cultivo
Los lilium se pueden cultivar en todo tipo de suelos, siempre y cuando tengan suficiente profundidad de enraizamiento. Pero lo verdaderamente importante es plantar bajo condiciones de buena aireación y buena estructura que determine un buen drenaje en todo el período de desarrollo del cultivo. No puede existir exceso de agua alrededor de las raíces, porque inmediatamente se presentan problemas de enfermedades.
Pero, por otro lado, debe tener buena retención de humedad porque los lilium necesitan un buen abastecimiento continuo de agua.
El pH debe mantenerse entre 5.5 y 6,5 para las variedades orientales, y 6 a 7 para los asiáticos. Los suelos de pH bajo, como los de la zona sur, son relativamente fácil de corregir mediante el encalado, en cambio suelos con pH muy alto, sobre 7, producirá problemas nutricionales severos, como ocurre con fierro.
El lilium pertenece al grupo de plantas susceptibles al exceso de salinidad y al flúor por lo que valores muy altos producen quemadura de hojas, una calidad de flor muy pobre por largo de vara insuficiente y pequeño tamaño de botones. Por ello, se recomienda utilizar fertilizantes que no sean proveedores de flúor y sales, especialmente de sodio. Valores de salinidad superiores a 1.5 mS en el suelo y a 0.5 mS en el agua se consideran excesivos y peligrosos. El cloro no debe exceder de 1,5 mmol/L.
4. Preparación de suelo
Como todo cultivo para flores se debe preparar una buena cama de cultivo con el objeto de lograr una emergencia de los brotes, uniforme y sin dificultades.
Con el objeto de lograr un buen desarrollo de raíces desde el bulbo debe hacerse un cultivo profundo y suficientemente mullido, tratando además de mantener un buen drenaje, ojalá con trabajo de subsolado o cincel. En resumen, la preparación del suelo debe realizarse pensando en un cultivo de alta exigencia y con no menos de 40 cm profundidad.
La plantación se realiza en camas de 1 a 1.2 m de ancho por el largo que se desee entre 30 y 50 m.
En plantaciones en suelos pesados se construyen las camas levantadas para mejorar drenaje hacia los pasillos, de manera que nunca el bulbo se encuentre en condiciones de anegamiento o exceso de humedad.
En suelos livianos y profundos, como los trumaos predominantes en la zona Sur, no es necesario hacer camas levantadas ya que normalmente no existen las condiciones de mal drenaje descritas más arriba y, a la vez, se logra conservar de mejor forma la humedad para el desarrollo del cultivo.
5. Fertilización
El bulbo de lilium responde en forma secundaria a la fertilización ya que la respuesta de las plantas depende más del almacenamiento de reservas del bulbo que de la fertilización actual. La reacción de la planta a la nutrición con fierro es lo más demostrativo de la afirmación anterior, ya que una planta cultivada en suelo algo ácido (mucho fierro disponible), ma los O.T., las variedades Yelloween, Orania, Futura y
otras.
Los siguientes aspectos deben ser considerados al momento de elegir la variedad de lilium a cultivar:
Aspecto financiero: Normalmente el valor del bulbo de variedades orientales es sustancialmente mayor que el de los asiáticos, teniendo también en mente que el valor de la flor producida de los primeros es también mayor.
Condiciones ambientales: Las variedades asiáticas son más susceptibles a la falta de luz que las orientales.
Las variedades orientales, L.A. y Longiflorum requieren temperaturas mínimas mayores que las asiáticas durante el período de cultivo.
Periodo de cultivo: En promedio, las variedades asiáticas tienen período de crecimiento más corto que el de las variedades orientales, u otros grupos.
Posibilidades de venta: Muchas variedades orientales emiten olor y muchas veces se les describe como flores de funeral. Esto no ocurre con las variedades asiáticas.
Facilidad de cultivo: Siempre es más fácil para un novato en el cultivo de lilium iniciar su acercamiento a la producción con variedades asiáticas, ya que en general, son más fáciles de cultivar que las orientales u otros grupos. los O.T., las variedades Yelloween, Orania, Futura y otras.
Los siguientes aspectos deben ser considerados al momento de elegir la variedad de lilium a cultivar: Aspecto financiero: Normalmente el valor del bulbo de variedades orientales es sustancialmente mayor que el de los asiáticos, teniendo también en mente que el valor de la flor producida de los primeros es también mayor.
Condiciones ambientales: Las variedades asiáticas son más susceptibles a la falta de luz que las orientales.
Las variedades orientales, L.A. y Longiflorum requieren temperaturas mínimas mayores que las asiáticas durante el período de cultivo.
Periodo de cultivo: En promedio, las variedades asiáticas tienen período de crecimiento más corto que el de las variedades orientales, u otros grupos.
Fuente: Producción de flores cortadas
V Región
Manuales FIA de Apoyo a la Formación de
Recursos Humanos para la Innovación Agraria

Para pequeños(AS ) productores(AS ) de la agricultura familiar campesina

Cultivo y cuidados. Orquídeas Aspectos del cultivo

    Cultivo y cuidados. Orquídeas Aspectos del cultivo RESUMEN DE ASPECTOS A CONSIDERAR - Delimite su rango de escogencia: concent...