Macetas. Orquídea RECIPIENTES ESPECIALES PARA ORQUÍDEAS

Resultado de imagen para ORQUÍDEAS   Resultado de imagen para ORQUÍDEAS

Macetas. Orquídea

RECIPIENTES ESPECIALES PARA ORQUÍDEAS
Las Orquídeas epífitas se dan mejor en recipientes especiales. Y conseguirlos es menos problemático de lo que parece. Es probable que el centro de jardinería más cercano, tenga una amplia gama de macetas perforadas para Orquídeas o cestas de alambre o tablillas de madera. Estos recipientes están especialmente diseñados para las Orquídeas epífitas, ya que permiten la circulación de aire alrededor de las raíces, permitiéndoles además que salgan hacia fuera.
CUANDO SE DEBE CAMBIAR LA MACETA
Lo más probable es que las plantas jóvenes deban ser trasplantadas cada año, para tener más lugar donde crecer. Pero no plante una Orquídea en una maceta más grande sin que realmente lo necesite, es decir, que la anterior le haya quedado demasiado pequeña. La razón es que si hay mucho compost alrededor de las raíces, la planta tendrá que absorber mucha agua, a su vez, el exceso de agua podría hacer que las raíces se pudrieran, a lo que las Orquídeas son bastantes propensas.
Una forma sencilla de saber si una Orquídea epífita ha crecido demasiado para su recipiente, es ver si el último pseudolbulbo está tocando el borde y no le queda espacio para crezcan otros.
Las plantas maduras, aquellas que ya están en las macetas definitivamente, por lo general, de unos 20cm de diámetro, se pueden dejar durante uno o dos años, luego necesitarán compost nuevo. Vuelva a colocar la planta en una maceta del mismo
tamaño.
AL ESCOGER LA MACETA
Todas las Orquídeas, sean epífitas o no, se pueden cultivar tanto en macetas de barro como de plástico. Las de barro son más pesadas y firmes, por lo general más indicadas para plantas grandes. Existen macetas de barro especiales para Orquídeas epífitas, aunque no son necesarias. Éstas tienen agujeros a los lados para permitir que las raíces respiren.
Tenga cuidado de no escoger una maceta demasiado grande cuando trasplante las Orquídeas pequeñas. Elija una maceta que proporcione a la planta sólo el espacio necesario para el crecimiento de un año (donde quepa un nuevo pseudobulbo y el rizoma). Lo que debe hacerse es cambiar la planta a una maceta una medida mayor, como por ejemplo de una de 13 cm de diámetro a una de 15 cm. No se preocupe si la ve demasiado apretada.

Fuente:  Cultivo y cuidados. Orquídeas
Autor: América Couput Coronel

Multiplicación por estacas

Resultado de imagen de multiplicación por estacas   Resultado de imagen de multiplicación por estacas

Multiplicación por estacas
Esta forma de reproducción consiste en cortar trozos de ramas de aquellas especies de hoja caduca que pueden ser reproducidas de esta manera, como por ejemplo plátanos, sauces, álamos, tamariscos.
En el vivero escolar las estacas se pueden obtener de árboles o arbustos que se encuentren cerca de la escuela.
Las plantas que darán las ramas deben ser sanas (sin manchas, ni perforaciones realizas por insectos), de buen desarrollo, tronco recto (si ésta es una característica de la especie), de rápido crecimiento.
El momento de cortar las ramas o guías de las cuáles se extraerán las estacas es durante el reposo invernal. De esta manera las reservas acumuladas en el tallo serán destinadas a la producción de raíces y no a la brotación.
Estas ramas se pueden obtener de la parte superior de los árboles, de la poda otoñal, de rebrotes de la base de la planta, entre otras.
Las ramas a utilizar deben ser de un año de edad, es decir de brotes del año anterior.
A su vez, cada una de estas ramas debe cortarse en trozos más pequeños denominados estacas, de una longitud variable. Para plantarlas en suelos arenosos o intermedios se las corta de los 1,20 m -0,60 m; para plantarlas en suelos ricos y bien drenados el tamaño es de 0,60-0,30 m. El grosor varía entre
1,5 y 3 cm. Los cortes se hacen a bisel debajo de una yema y se deben descartar ambos extremos de la rama. Una práctica habitual es a medida que se van cortando las estacas se pinta el extremo que va hacia arriba de manera de no tener dudas a la hora de realizar la plantación.
Estaqueros: las estacas constituyen el material empleado comúnmente en la multiplicación de individuos, por vía asexual, en especies con capacidad para ello.
En este caso, no hay segregación hereditaria, se transfieren exactamente los mismos caracteres feno y genotípicos del individuo productor. De ahí la importancia de los progenitores a propagar. Una de las maneras de obtener estacas es la poda sucesiva de las ramas nacidas de cepas, dispuestas con la
única intención de brotar y originarlas. Estas cepas constituyen las cepas madres y al lugar donde se ubican se lo denomina estaquero. Una buena estaca debe reunir las siguientes características:
• estar bien lignificada (tallos semileñosas);
• no tener las yemas brotadas;
• ser lo más derecha posible;
• no mostrar heridas o ataques de insectos.
Una vez obtenida la estaca ésta debe ser plantada de inmediato en el terreno en que crecerá en forma definitiva.
De no ser plantada inmediatamente, se las debe preservar de la desecación y de temperaturas muy bajas. Para esto se realizan zanjas de 30 cm de profundidad y se colocan allí en forma inclinada. Se cubren total o parcialmente con la misma tierra, la que debe mantenerse húmeda o con arena húmeda. La humedad no debe ser excesiva, ya que puede llevar a que las yemas broten.
Antes de la plantación se sugiere colocarlas 24-48 horas en agua.
Para la plantación en el lugar definitivo, hay que seguir los mismos pasos que para plantar una planta (ver Plantación en el lugar definitivo). Generalmente, los álamos y sauces se plantan a una distancia de 3 metros o 3,5 metros entre plantas (3 x 3 o 3,5 x 3,5). La mejor época para realizar la plantación es el invierno porque para la primavera (época de brotación), la estaca habrá desarrollado su sistema radicular.
La estaca se entierra 2/3 de su longitud, es decir que una estaca de 40-60 cm estará enterrada 25-40 cm. En la parte que sobresale deben quedar 2-3-5 yemas para asegurar una brotación normal. Al ir enterrando las estacas habrá que cuidar que las yemas queden con la punta hacia arriba.

Fuente: MANUAL DE VIVERO
DIRECCIÓN PROVINCIAL DE EDUCACIÓN TÉCNICO PROFESIONAL
DIRECCIÓN DE EDUCACIÓN AGRARIA

VIVERO DE CRÍA O PLATABANDAS

VIVERO DE CRÍA O PLATABANDAS La técnica que presentamos en este apartado es más compleja que la anterior y requiere de cierta experienci...