LA ELECCIÓN DE LOS TIESTOS


  

LA ELECCIÓN DE LOS TIESTOS
Hoy en día, la combinación de colores, texturas, formas y diseño multiplican la variedad de jardineras y macetas disponibles en los centros de jardinería, tanto en materiales tradicionales como el barro cocido, como en otros más nuevos como la resina de polietileno. Los tiestos tienen un gran potencial decorativo y, por tanto, son piezas esenciales en la defi nición de un ambiente (te recomendamos leer Jugar con las macetas en la web de Verde es Vida).
Con relación al cultivo, el material del que están hechas las macetas influye especialmente en la retención del agua de riego, pero además responde de distintas maneras al calor y el frío. Del mismo modo, los tonos oscuros aborben más el calor, factor a tener en cuenta si van a estar muy expuestos al sol.
• El barro cocido. La terracota se caracteriza por una porosidad que permite que las raíces respiren, pero también que el agua se evapore más rápido. Es un material que acusa con lentitud los cambios de temperatura. Los tiestos de barro cocido pueden ser de origen industrial o hechos a mano, y son más pesados y frágiles que los de otros materiales; los tiestos de barro de calidad son más resistentes a los golpes y al hielo, y envejecen con nobleza. Hoy, los diseños en barro abarcan desde los típicos de la macetería italiana tradicional con relieves de frutos, flores y arabescos, a las líneas puras contemporáneas.
Las tonalidades van del rojo, muchas veces con una pátina de atractivo aspecto envejecido, a los blancos, arenas y marrones. Mediante la combinación de terracota y resina se han conseguido materiales muy atractivos y resistentes al hielo en tonos cemento y antracita.
• La terracota esmaltada. Este acabado cristalizado resta porosidad al barro cocido, de modo que la superfi cie se mancha menos. Además, ofrecen una resistencia al hielo y un aislamiento térmico aún mayores.
• Madera. Los tiestos hechos de tablas de madera se comportan de forma similar al barro cocido. El tratamiento al autoclave del material y la protección interna con geotextil aseguran su durabilidad.
• Plástico. Es el material más ligero, versátil y asequible. Puede imitar la forma y el tono de la terracota, o lucir cualquier color imaginable y toda clase de formas, en acabado brillo o mate. Es impermeable, de forma que debes asegurarte que cuenta con muy buen drenaje.
Expuesto al sol se calienta con rapidez; del mismo modo, no abriga a las raíces del frío. Las buenas macetas de plástico resisten las heladas y no se decoloran por efecto de los rayos UV del sol.
• Resina. La resina de polietileno de baja densidad lineal rotomoldeada (LLDPE) es un material sintético que permite fabricar tiestos de gran belleza y calidad. A la gran variedad de colores y acabados se suma la posibilidad de retroiluminarlos mediante bombillas de ahorro de energía o tecnología led RGB. Suelen incorporar también reserva de agua.
El LLDPE resiste las inclemencias del tiempo y los rayos ultravioletas.
• Metal. Acero inoxidable o corten, zinc y metal galvanizado sirven para fabricar contenedores muy atractivos. Son impermeables y dado el material, muy sensibles al calor y el frío.
Fuente: verdeesvida L a r e v i s t a d e l a  A s o c i a c i ó n  E s p a ñ o l a  d e  C e n t r o s  de J a r d i n e r í a / P r i m a v e r a 2 0 1 3 / N ú m e r o 6 9 / P r
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

INSECTOS MASTICADORES

EL CULTIVO Y MANEJO DE LA ALSTROEMERIA Plagas y enfermedades

MANUAL DE VIVERO ¿Cómo está compuesto el sustrato?