Cultivo de Proteas Requerimientos Climáticos

Resultado de imagen para Cultivo de proteas   Resultado de imagen para Cultivo de proteas

Cultivo de proteas
Requerimientos
Climáticos
La mayoría de las proteas se originan y crecen en temperaturas cálidas o regiones subtropicales donde
se dan ligeros cambios climáticos entre el verano y el invierno e incluso heladas, pero no frío invernal
persistente. Son capaces de adaptarse a una gran diversidad de climas, obteniéndose igualmente buenas producciones. Pueden tolerar temperaturas entre –5 ºC y 45 ºC (algunos tipos son más resistentes que otros). Los 45 ºC se soportan con circulación de aire que enfríe la superficie de las plantas, aunque el tejido se puede dañar hasta con 35 ºC si no hay viento.
La mayoría de los géneros requieren un clima libre de heladas o con heladas muy suaves, también responden bien a humedad relativa baja (menor a 75%).
Requerimientos de suelo
• Drenaje: Entre los requerimientos de suelo, el factor de mayor importancia es el drenaje. Se puede
proporcionar un excelente drenaje en plantaciones realizadas en terrenos inclinados. Si el suelo
se anega ocurren daños en la raíz, tornándose susceptibles a Phytophtora cinnamoni.
• Profundidad: La profundidad óptima es superior a 1 metro.
• pH: La mayoría de las proteaceas requieren un suelo ácido, entre 5,0 y 5,5;
• Textura: Las raíces no son lo suficientemente fuertes como para crecer en suelos pesados. Es
deseable que la proporción de arcilla no exceda al 20% y la de arena sea superior al 50%. Este
requerimiento está directamente relacionado con el de drenaje, pues en suelos pesados (con un
mal drenaje) las raíces presentan un alto riesgo de sufrir pudriciones.
4. Plantación
Marcos de plantación
La plantación de Leucadendron tradicionalmente se ha realizado a tres metros entre hilera y uno sobre la hilera, sin embargo estas dimensiones deben adecuarse al tipo de suelo y las condiciones de cosecha.
Las plantas pueden mantenerse juntas en la hilera a modo de seto. Safari Sunset está cultivándose satisfactoriamente en filas dobles en una situación triangular y a una distancia de un metro entre cada planta sobre la hilera.
Época de plantación
La época ideal para plantar es al inicio de las primeras lluvias de la temporada, para que exista un buen desarrollo del sistema radical, aunque en zonas muy frías se debe esperar hasta que finalice el período deheladas severas.
Durante el otoño en un clima semejante al de la zona central chilena, el suelo está lo suficientemente cálido y húmedo como para estimular un rápido crecimiento radical, mientras que la temperatura aérea restringe el crecimiento del vástago. Por el contrario, las plantaciones realizadas a mediados de verano son indeseables, pues las altas temperaturas pueden causar estrés hídrico en las plantas, aun cuando, aparentemente exista una adecuada humedad del suelo.
Fertilización
Las proteaceas evolucionaron en suelos pobres en potasio, magnesio, calcio y con niveles casi nulos de fosfatos. Los requerimientos nutricionales son bajos en comparación a otras plantas; sin embargo, es necesario fertilizar.
Por cada temporada de producción, se debe realizar una fertilización de mantenimiento consistente en
devolver al suelo los nutrientes que ha retirado la planta durante la temporada de crecimiento.
Las aplicaciones de nitrógeno deben limitarse a su forma amoniacal (NH4). Debido a que el nitrato
(NO3) aumenta el pH del suelo. La dosis de nitrógeno recomendada es 60 g/planta/año en proteas adultas.
En condiciones de gran crecimiento, estas aplicaciones deben reducirse porque existe la posibilidad de disminuir la producción de varas florales.
El nivel óptimo de fósforo que requieren las proteas es aproximadamente de 1 g/planta/mes, en la forma de fosfato monoamónico.
Diversos autores sostienen que las proteaceas sufren toxicidad por niveles de fósforo superiores a 15 ppm.
Sin embargo, se ha demostrado que aplicaciones mensuales de dosis bajas (10 ppm) tienen efecto positivo en la calidad de las flores.
La deficiencia de potasio se evidencia por un amarillamiento de las hojas basales. Si los suelos están bien drenados y con bajo riesgo de salinización, se puede utilizar cloruro de potasio en dosis de 7 g/planta/mes
Riego
Por lo general, los cultivos de Proteaceas se encuentran en zonas de precipitación media a abundante;
por lo tanto, son áreas que no requieren riego permanente.
Las plantas jóvenes en su primera temporada de crecimiento no deben sufrir estrés hídrico y
necesitarán riegos sólo si el clima se vuelve seco o ventoso. Por lo tanto, es adecuado usar un sistema
de riego por goteo.
La literatura señala que en cada temporada 1 ha de plantas maduras requiere 9.000 m³ de agua, sin embargo, esta cifra no ha sido adaptada a las condiciones chilenas.

Fuente: Autores:
• Gabriela Verdugo R., Ingeniera Agrónoma. MSc. Universidad Católica de
Valparaíso (Capítulos I, II, III -Cultivo de Liatris spicata, Gladiolo y Fresias-,
IV, V –Cultivo de Lisianthus- y VII -Registros y cálculo de rentabilidad)
• Alejandro Montesinos Vásquez,
Ingeniero Agrónomo. Asesor privado (Capítulo III)
• Francia Zárate, Ingeniera Agrónoma, Ball Chile (Capítulo V)
• Yanina Erices, Ingeniera agrónoma (Capítulo VI - Buenas prácticas agrícolas
en floricultura y uso seguro de equipos de pulverización)
• Álvaro González C., Ingeniero Agrónomo (Capítulo VI -Uso y calibración de
equipos de desinfección)
• Patricio Barbosa E., Ingeniero Agrónomo (Capítulo VII - Mercado de la
floricultura 2006)
• María Alejandra Biggi T. Ingeniera Agrónoma (Capítulo VII - Formación de
equipo y Registros y cálculo de rentabilidad)

PLAGAS Y ENFERMEDADES El Control químico.

PLAGAS Y ENFERMEDADES
El Control químico.
Cuando la infestación sobrepasa el control natural o nuestras medidas ecológicamente amigables no queda más que recurrir al pesticida.
Algunas consideraciones:
1.- Tratar de usar el pesticida que menos daño hace al medio ambiente o a uno mismo, asesorarse bien o usar los servicios de un especialista autorizado. Se recomienda no usar los productos sistémicos muy frecuentemente.
2.- Usar el equipo protector adecuado, no comer o beber durante o inmediatamente después de la aplicación.
3.- Al realizar la solución, seguir las indicaciones del fabricante, algunos insecticidas no deben mezclarse por ser antagónicos, usar un dispersante y un adherente, en caso de que el agua sea de pH alcalino usar un regulador de pH. El pH usual es de 5.5 a 6.
Se recomienda que los fungicidas a base de cobre se apliquen solos.
4.- Al aplicar la solución no aplicar en chorro el producto este debe cubrir la hoja o parte de la planta como una fina aspersión sin chorrear, acordarse de que un exceso de aplicación puede ser fitóxico.

Fuente: Infojardin
http://www.infojardin.com/foro/showthread.php?t=30979

MANUAL DE INSECTICIDAS, FUNGICIDAS y FITOFORTIFICANTES ECOLÓGICOS - TRIBÁSICO DE COBRE

Resultado de imagen para fungicida ecologico para plantas   Resultado de imagen para fungicida ecologico para plantas

MANUAL DE INSECTICIDAS, FUNGICIDAS y
FITOFORTIFICANTES ECOLÓGICOS -
TRIBÁSICO DE COBRE
Características:
CUPROXAT® 34,5 es una nueva formulación de Cobre, en forma de suspensión concentrada, de gran eficacia fungicida debido al pequeño tamaño y homogeneidad de sus partículas. Posee una
excelente actividad bactericida. Gran capacidad de recubrimiento y distribución, adherencia y
resistencia al lavado. Mediante análisis foliares se ha podido comprobar que con otros compuestos a base de Cobre, la absorción por la planta es mucho menor que en el caso de CUPROXAT® 34,5, lo que demuestra que lo importante no es sólo la riqueza en cobre, sino también el tipo de compuesto. Este formulado evita la aportación de cloro y otros metales pesados que son muy frecuentes en otros productos a base de cobre.
Modo de Acción:
El ión cúprico, en contacto con la pared celular del hongo, descompone los aminoácidos y enzimas presentes en el estrato proteico externo, modificando la permeabilidad de la membrana celular. Una vez en el interior de la célula, los iones cúpricos bloquean sus mecanismos enzimáticos, con la consiguiente alteración de los procesos respiratorios de oxireducción que conducen a la muerte del hongo.

TRICHODERMA HARZIANUM
Características:
Producto ecológico formado por cepas de Trichoderma harzianum un hongo antagonista de patógenos vegetales, presente de forma natural en los suelos. Demuestra propiedades en el control biológico de diversos hongos de suelo que atacan el cuello y las raíces de las plantas.
Mejoran el enraizamiento por sintetizar hormonas naturales que aumentan el tamaño y el crecimiento de las raíces.Una caraterística peculiar es su micoparasitismo o micofagia, es decir se alimentan de otros hongos, los cuales a su vez son patógenos para las plantas: Fusarium, Rhizoctonia, Phytium, etc.
Solubilizan algunos nutrientes de interés como el fósforo, poniéndolo más disponible para que lo absorba la planta.
Modo de Acción: Control de algunas enfermedades fúngicas de cuello y raíz que causan podredumbres o marchitez y que se desarrollan en frutales, plantas hortícolas, ornamentales,
céspedes.


Fuente: Agricultura y jardinería ecológica / www.ecotenda.net
MANUAL DE INSECTICIDAS, FUNGICIDAS y
FITOFORTIFICANTES ECOLÓGICOS

Manual de Vivero Un cuidado especial para plantas

Resultado de imagen para Vivero Un cuidado especial para plantas   Resultado de imagen para Vivero Un cuidado especial para plantas

Manual de Vivero
Un cuidado especial para plantas reproducidas por siembra directa:
Esta es la única técnica específica para el cultivo de plantas por siembra directa.
Una vez que las plantas se han desarrollado, cuando tienen entre 5 y 7 cm aproximadamente (dependiendo de la especie), se debe dejar una sola planta por envase. Habrá que optar por sacar las menos desarrolladas, que se muestran con menor vigor, o que han crecido muy cerca de los bordes del envase.
Esta tarea hay que realizarla con mucho cuidado, evitando dañar la planta que quedará en el envase. Las plantas se pueden arrancar o cortar con un cuchillo o tijera de podar a la altura del cuello. Estas plantitas se descartan.
Entre el cultivo en envases y la plantación definitiva
Las plantas cultivadas bajo esta técnica permanecerán en el envase hasta el momento de la plantación en el lugar definitivo. Este período es variable, dependiendo entre otros factores de la especie.
En "Plantación en el lugar definitivo", describimos las características que deben tener las plantas en el momento de la plantación.
Si usted cultivó especies con la técnica de la siembra en almácigos deberán ser trasplantadas cuando las plantas tengan el primer par de hojas verdaderas.
Cuidados que requiere el almacigo
Una vez sembradas las semillas es necesario cuidar muy especialmente el almacigo para lograr que germinen, emerjan y desarrollen el mayor número posible de plantitas.
Los cuidados que se han de llevar a cabo son:
• protección del almacigo;
• riego;
• raleo;
• desmalezado;

Protección del almacigo3
Las estructuras que describiremos a continuación tienen por finalidad proteger las semillas recién sembradas y las plantitas que van emergiendo de factores como el sol directo, fuertes lluvias, pájaros, heladas, granizo, etcétera.
Los almácigos de semillas pequeñas e intermedias como casuarinas, eucaliptos, lengas, pinos, cedro misionero, quebracho blanco y colorado, cedro tucumano, deben ser protegidos de las lluvias para evitar que las gotas destapen y arrastren las semillas cuando el agua escurre sobre la superficie del almacigo.
En algunos casos, las gotas de lluvia descalzan las plantas del suelo o las pegan contra el mismo. También puede ser que el suelo se compacte, sobre todo en los casos en que no tenga compost o mantillo y las plantitas no puedan emerger.
Las protecciones también se emplean para contrarrestar el efecto de altas temperaturas, evitando así una rápida desecación del suelo. En caso de bajas temperaturas disminuyen los peligros de heladas, manteniendo una adecuada humedad en el suelo.
Estructuras de sostén de las coberturas protectoras
Para sostener los elementos protectores (restos vegetales, arpillera, polietileno, alambre tejido) se construyen diferentes tipos de estructuras:
A continuación, presentamos dos modelos de estructuras que podrían utilizarse para proteger a las plantitas que crecen en el almacigo pero también, pueden emplearse en la protección de plantas más grandes (cancha de cría o vivero de cría).
Una posibilidad consiste en colocar estacas en los extremos y en la parte media del almacigo, dependiendo la cantidad y distribución del peso de la cobertura que se utilice. Posteriormente, se unen las estacas con alambre. La altura a la que se coloca el alambre es aproximadamente 60-80 cm. Sobre el alambre se apoyan los elementos protectores.

3 Fuente: Kopta, R; Kopta, R.F.; Ezquerro, M. 1996- Manual del Programa" Educar Forestando" Tomo 1.
Córdoba. Fundación Ambiente, Cultura y Desarrollo

Fuente:  MANUAL DE VIVERO
2º AÑO CICLO BÁSICO AGRARIO
VERSIÓN PRELIMINAR
DIRECCIÓN PROVINCIAL DE EDUCACIÓN TÉCNICO PROFESIONAL
DIRECCIÓN DE EDUCACIÓN AGRARIA

Orquídeas espífitas

Resultado de imagen para Orquídeas epífitas   Resultado de imagen para Orquídeas epífitas

7. Plantar. Orquídeas espífitas
Fuente: [http://www.mailxmail.com/curso-cultivo-cuidados-orquideas/plantar-orquideas-espifitas]
En primer lugar, lave y esterilice los envases o macetas que va a utilizar. Deben estar bien preparados para el drenaje, así que coloque una buena capa de material de drenaje en la base. Utilice trozos de macetas rotas y coloque los grandes sobre los agujeros de drenaje y los más pequeños encima. En las macetas pequeñas esta capa deberá medir por lo menos 1,5 cm de altura y, en las grandes (de más de 15 cm de diámetro), 2,5 cm.
1. Quite cualquier hierba, bráctea u hojas muertas antes de sacar la planta en su maceta. Extraiga la Orquídea de su recipiente, quitando suavemente el compost viejo hasta que se vea gran parte de las raíces; sumerja la base en agua. Sáquela y déjela escurrir durante media hora y luego quite cuidadosamente el compost que haya quedado pegado a las raíces. Hágalo con sumo cuidado ya que muchas Orquídeas tienen raíces muy débiles, que se quiebran con facilidad. Corte los trozos de raíz que vea en mal estado; es normal encontrar una o dos raíces muertas.
Además, puede cortar un poco las raíces para que el trasplante sea más sencillo.
2. Coloque una capa de compost sobre el material de drenaje y apoye la planta de manera que la base de la planta quede a la altura del borde de la maceta.
Cuidadosamente, trate de colocar un poco de compost entre las raíces, antes de plantarla.
3. A continuación, añada compost alrededor de la planta y sobre la masa de raíces, reafirmándolo bien con los dedos entre éstas. Golpee suavemente la maceta un par de veces para asegurarse de que quede uniforme y reafírmelo ligeramente. Coloque la planta de manera tal que la parte más antigua (el primer bulbo posterior) esté cerca del borde de la maceta, con las partes más nuevas -los pseudobulbos jóvenes- en el centro de la maceta. Esto permite que haya espacio para crecer.
4. Los pseudobulbos deberán quedar a la altura de la superficie del compost, con la mitad superior del rizoma expuesta y la mitad inferior enterrada. No olvide dejar espacio en la parte superior (de 13 a 19 mm) para el riego.
5. Si el recipiente -especial para este tipo de planta-, es de arcilla o plástico, coloque en el fondo trozos de macetas rotas (explicado anteriormente); luego envuelva con fibra de coco como base escogida para soporte; ponga una capa delgada de musgo esfagnáceo como base húmeda para la planta, presionándolo suavemente. Distribuya las raíces para sembrar o fijar luego la planta con restos de corteza de árbol o amarrada (con tiras de medias de nylon pasadas por el rizoma y sin dañar las yemas) a un trozo de tallo de árbol que cubra el radio del matero ya acondicionado, de manera que quede firme y no se mueva.


Fuente: Cultivo y cuidados. Orquídeas
Autor: América Couput Coronel