La azucena



La azucena
Esta hermosa flor representa el candor, la majestuosidad y la pureza debido a su
color blanco. Por eso es muy habitual encontrarla en los ramos de las novias. La
fascinación de los hombres por la azucena se remonta a muchos siglos atrás: ya en
el templo de Salomón podemos encontrar algunas de estas flores representadas en
esculturas. Siglos después, en las pinturas medievales y renacentistas de carácter
religioso, aparecen flores de azucena debido a su asociación con lo impoluto y puro.
El origen de la azucena parece situarse en Asia y América del Norte y,
posteriormente, se extendió hasta la cuenca del Mediterráneo y al continente
europeo debido a su fácil cultivo y a su larga duración como flor cortada.
Una gran diversidad de especies.- La azucena pertenece a la familia de las liliáceas y
comprende, aproximadamente, unas 80 especies. Muchas de ellas son apropiadas
para el jardín y otras para la producción de flores cortadas. Son plantas bulbosas y
sus flores desprenden, en la mayoría de la ocasiones, un fresco aroma. Con
frecuencia, tienen forma de "trompeta" con pétalos curvados hacia atrás. Estas
plantas crecen en tierra firme o en macetas sin ningún tipo de dificultad, tan sólo es
necesario que estén plantadas sobre una superficie más bien blanda y ubicada a la
sombra.
Los tamaños y colores de la azucena pueden ser muy variados. Tonalidades desde el
blanco puro hasta el rojo púrpura, pasando por ejemplares con manchas marrones o
purpúreas que les dan un aspecto atigrado. Su longitud puede oscilar entre un
palmo y el metro de altura en algunas ocasiones.
Existen tres grandes grupos en los que podíamos clasificar a las azucenas: flores
con aspecto de trompeta en las que los órganos sexuales quedan un tanto retirados,
flores mas abiertas de pétalos más o menos curvados que miran a la horizontal y
flores con los órganos sexuales orientados hacia el suelo y pétalos recurvados en
sentido contrario.
Plantación y consejos.- La plantación de las azucenas se realiza en primavera y su
floración adquiere toda su plenitud a lo largo del mes de agosto; aunque también se
pueden plantar durante el otoño, dependiendo de la especie seleccionada para
cultivar.
El suelo ideal para plantar estas flores debe tener elevada permeabilidad y ser rico
en materia orgánica. La luz nunca debe incidir directamente sobre él y la
profundidad a la que plantemos los bulbos dependerá de lo que esté estipulado
para cada especie, simplemente deberemos seguir lo indicado en las etiquetas del
productor. Una vez plantadas, florecerán durante varios años y por ello, para su
cultivo se aconseja incorporarlas a los bancales de plantas vivaces.
La azucena aporta un toque decorativo y luminoso ideal para interiores, por ello son
muy utilizadas en jarrones como flores cortadas. Como consejo muy útil para que
duren más frescas, es aconsejable disolver en el agua del jarrón una aspirina.
Fuente: Curiosidades de las flores
Autor: Tusplantas.com
[http://www.mailxmail.com/curso-curiosidades-flores/azucena]
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

INSECTOS MASTICADORES

EL CULTIVO Y MANEJO DE LA ALSTROEMERIA Plagas y enfermedades

MANUAL DE VIVERO ¿Cómo está compuesto el sustrato?