Cultivo de las proteas Control de malezas

Resultado de imagen para Cultivo de las proteas   Resultado de imagen para Cultivo de las proteas

Cultivo de las proteas
Control de malezas
Se deben realizar controles manuales sobre la hilera mediante el uso de azadones y herramientas menores.
Acerca del control químico, la literatura sugiere aplicaciones de algunos herbicidas, tales como:
• Glifosato: Sistémico. Aplicaciones con precaución; es imprescindible el uso de pantalla.
• Gramoxone: Contacto. Aplicaciones con pantalla.
• Graminicidas.
• Herbicidas de pre emergencia: En plantaciones nuevas.
También es interesante el uso de acolchado orgánico para mantener un adecuado control sobre las malas hierbas. A modo de ejemplo: acículas de pino, cortezas en trozos, etc.
5. Poda en proteaceas
La poda es un manejo esencial para un cultivo comercial exitoso de proteaceas, y debe llevarse a cabo por las siguientes razones:
• Se establece una fuerte estructura basal
• Se limita la altura de la planta, así se facilita su recolección y se minimizan los daños por la acción
del viento.
• Se controla el largo del tallo de la flor.
• Permite mejorar la vida productiva del arbusto.
• Permite influenciar el tiempo y patrones de floración.
• Se otorga mayor luminosidad al interior del arbusto, permitiendo también mejorar el control de enfermedades y plagas.
Durante la estación de crecimiento es aconsejable:
• Reducir el número de vástagos que crecen sobre cada rama principal.
• Seleccionar los vástagos más fuertes.
• Eliminar los tallos que crecen hacia el exterior.
• Aclarar donde dos o tres tallos demasiado juntos crecen o compiten entre sí.
Podas en Leucadendron Safari Sunset
Los Leucadendron Safari Sunset se caracterizan por brotar de madera antigua y aconseja la realización de las siguientes podas:
• Poda inicial: Transcurridos aproximadamente 15 a 20 días de la plantación de los esquejes, se deben
podar los ápices y sacar todos los brotes cercanos al suelo, permitiendo así la estimulación de un tronco con tres o cuatro ramas.
• Poda tardía: Al cosechar las varas, se debe dejar un tallo de 10 a 15 cm de largo en el arbusto (cargador). De este modo aquél proporcionará nuevas yemas durmientes donde las hojas se han caído y se producirá la brotación para la próxima temporada. Los tallos más firmes siempre producen las mejores varas al año siguiente.
• Poda formativa: Es necesario adelgazar los arbustos para asegurar tallos largos. Si éste decae de una estación a otra, puede ser indicio de que está soportando una carga demasiado alta.
Época de poda
La cosecha de varas florales es la principal práctica de poda. Durante su realización es importante considerar el largo del cargador para la producción de brotes de la temporada siguiente.
Como se dejó establecido, las proteaceas idealmente deben ser podadas antes de comenzar la fase vegetativa, la que normalmente ocurre después de la floración.
Todas las varas que no fueron cortadas durante la cosecha se podarán inmediatamente después de
la floración.
Principios de poda para varas de corte de proteaceas
• La poda debería comenzar en las plantas pequeñas, indistintamente si provienen de semilla o de estaca y debería continuar a lo largo de toda la vida útil de la planta.
• Se debe despuntar o cortar la madera más joven, por ejemplo: cerca de la base de la planta.
• Existen dos tipos de poda: eliminación completa de ramas o “thinning-out” y corte de ramas o
despunte o “heading-back”. En el primer caso, la rama se elimina completamente desde su base.
En el segundo caso, la rama se corta más arriba de la base y esos tallos cortados pueden rebrotar.
• Los dos tipos de poda deben ser balanceados en la planta ya que si se realiza mucha eliminación de
ramas disminuirá la producción y los tallos serán demasiado largos; en cambio, si se realiza mucho
corte de ramas, se producirán tallos demasiado cortos.
• Se debe tratar de maximizar la producción con la longitud correcta de los tallos; es decir, la labor
de poda además optimizará la producción de las varas comerciales en desmedro de los brotes
pequeños.
• El despunte siempre se debe realizar sobre una rama con hojas completamente sanas, de cuyas
axilas salgan brotes nuevos.
Poda según el estado fenológico de la planta y su procedencia
Deben seguirse las siguientes pautas de poda para las diferentes especies de proteaceas, dependiendo de su edad y procedencia.
Poda de plantas jóvenes provenientes de semilla.
Las especies que presenten crecimiento lento y ramificado (Protea grandiceps, Protea magnifica, Leucadendron spp y Leucospermum spp) pueden podarse mediante un “thinning” después de un año de crecimiento.
Con esto se logra reducir el tamaño de la planta y promover una floración más temprana. Para
la formación de la planta, se deben dejar tres a cinco tallos vigorosos de 7 a 15 cm cada uno, pues ellos serán los futuros cargadores.
Las especies de ramificación pobre (Protea compacta, Protea cynaroides) pueden someterse a una poda tipo “heading-back” durante la primera temporada de crecimiento para promover la brotación lateral.
Poda de plantas jóvenes provenientes de estaca.
Cuando el primer crecimiento que comienza en la punta de la estaca alcanza una altura de 15 a 20 cm, se puede pinzar o remover el ápice de crecimiento (1 a 3 cm). De este modo se pierde la dominancia apical y se promueve la ramificación lateral.
Es recomendable formar la planta dejándole aproximadamente cinco brotes (según la especie), los que deben ser rebajados para formar cargadores de 15 cm.

Fuente: Manuales FIA de Apoyo a la Formación de
Recursos Humanos para la Innovación Agraria
Para pequeños(AS ) productores(AS ) de la agricultura familiar campesina
Gobierno de Chile

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

INSECTOS MASTICADORES

EL CULTIVO Y MANEJO DE LA ALSTROEMERIA Plagas y enfermedades

MANUAL DE VIVERO ¿Cómo está compuesto el sustrato?