Cultivo del lilium Cuando las plantas tienen 10 cm

   

Cultivo del lilium
Cuando las plantas tienen 10 cm de altura conviene iniciar las aplicaciones de nitrógeno en seco o con el riego, un mínimo de tres aplicaciones durante la temporada.
Durante el cultivo se debe tener especial cuidado de controlar la humedad, ya que normalmente el sustrato se seca más rápidamente que el suelo, por lo que los riegos son más frecuentes y con mayor cantidad de agua. Es necesario recordar que los lilium son plantas consumidoras de bastante agua durante la etapa de brotación y también en la etapa de crecimiento.
El sistema de riego utilizado para el cultivo en cajas es con cintas de riego colocando como mínimo dos cintas por caja de frente y una por caja a lo largo.
Los cuidados posteriores a la plantación en este tipo de cultivo son los mismos que para el cultivo en tierra, que significa mantener una humedad constante en el sustrato y una muy buena sanidad de las plantas.
17. Manejo de flores de lilium en postcosecha
El estado de flor de una planta es un período muy corto y es quizás el más corto desde que la planta nace. Por ello, mantener una flor de buena calidad por el mayor tiempo posible es una tarea que requiere mucha dedicación y cuidado. La aplicación de métodos de corta, tratamiento de la flor en packing y las temperaturas de mantenimiento hasta la venta, son de una importancia capital para vender un producto que dure lo más posible. Este aspecto es de importancia porque obviamente nadie querrá comprar una flor que dure 2 ó 3 días en el florero de la casa.
Cuando se corta una vara floral, lo que nosotros hacemos es suprimir el conducto normal de abastecimiento de agua y nutrientes y tratamos de conseguir que el tallo floral sea desde ese momento, el abastecedor de agua para hojas y pétalos que siguen consumiendo agua vía transpiración y metabolismo en general. Pero no siempre el tallo es el órgano que puede tomar y transportar el agua para reponer pérdidas, especialmente que el manejo de packing de las flores se hace normalmente a temperatura ambiente antes de entrar a la cámara de frío.
De esta manera las flores se deterioran por distintos aspectos como son: la pérdida de agua por follaje y pétalos, muchas veces inhabilidad de los tallos para absorber agua, la formación de un tapón mucoso (rosas, lilas, mimosa), la formación de una burbuja de aire en la herida del corte (rosa) y, el más importante de todos, la presencia de etileno.
Es fácil suponer que existen factores de pre cosecha que sin duda afectan la vida en florero, como es el manejo de riego antes de la corta. La planta tiene que estar hidratada antes de la corta, con el objeto de no obligar al tallo a absorber un exceso de agua recién cortado. Las plagas y enfermedades obligan a la planta a una transpiración mayor para compensar estos efectos externos, especialmente referido a Botrytis y Fusarium, que son un liberador natural de etileno. Las condiciones de cultivo de la planta especialmente referido a la presencia de altos contenidos de sales en el suelo y agua de riego afectan de forma muy clara la duración de las flores. El estado de corte obviamente afecta el largo de vida ya que cortes con flores abiertas son emisores de etileno en cantidades mayores que las flores cerradas. Este aspecto depende de la especie, de la variedad, destino de la producción y preferencia del consumidor o comprador. La hora de corte también es importante especialmente cuando se está realizando esta labor en días de mucho calor. Por ello, cuando se puede programar las cortas durante el día es mejor hacerlo temprano en la mañana, de manera de cosechar plantas que se encuentren naturalmente hidratadas. Esto no significa que no se pueda cortar flores al mediodía o en la tarde, pero para ello el manejo de las flores debe ser más cuidadoso.
De lo anterior, la programación de la corta y el sistema de abastecimiento de agua dependen de todos los factores anteriormente mencionados. Para algunas especies como Limonium, Hypericum, Astilbe y otros, el abastecimiento de agua debe partir desde el momento mismo de la corta en terreno. Para especies menos sensibles se puede utilizar agua de hidratación después del traslado o después de la selección.
Cuando una vara floral es cortada, la flor emite etileno que es un gas que no se ve ni se siente, y que es la principal hormona de envejecimiento. A medida que la flor se abre va aumentando la producción y emisión de etileno, y ello hace que el proceso de envejecimiento se acelere.
Los procesos de producción de etileno tienen normalmente tres fases, que consisten inicialmente en una producción constante pero a tasa de crecimiento baja.
Para pasar rápidamente a una producción acelerada y exponencial, con lo que se inicia el deterioro de las flores y, finalmente, una declinación de producción cuando ya el deterioro de las flores es terminal.
Existen actividades que incrementan el etileno en la planta como lo son la exposición artificial al etileno, con lo cual la producción interna de la hormona en la planta es muy alta. Las heridas en la planta, en las hojas o en los pétalos de la flor, también son un detonante para una producción acelerada de esta hormona.
Fuente: Manuales FIA de Apoyo a la
Formación de Recursos Humanos para la Innovación Agraria
Para pequeños(AS ) productores(AS ) de la agricultura familiar campesina
GOBIERNO DE CHILE
INSTITUTO DE INVESTIGACIONES AGROPECUARIAS

INIA