Cultivo del lilium Entutorado o conducción


Cultivo del lilium
Entutorado o conducción
Siempre es necesario entutorar o conducir el cultivo con el objeto de mantener erguidas las plantas de variedades altas y para mantener en pie el cultivo durante el período de corta. Hoy se realiza este entutorado con malla hortalicera de plástico (“Hortonova”).
10. Control de malezas
Para suelos en descanso antes de iniciar labores de cultivo se debe hacer un control total de malezas, mediante el uso de herbicidas totales como Glifosato (Round up, Rango, etc.) aplicado con agua ácida, mezclado con algún herbicida controlador de malezas de hoja ancha.
Para el control de malezas antes de la emergencia del brote, se pueden usar herbicidas totales como Paraquat o Diquat o Glifosato, aplicados a toda la superficie incluidos los pasillos.
En preemergencia y para el control de malezas de hoja ancha se puede aplicar Linuron (Afalon, Lorox 50%) a 1 Kg¬/ha + Lenacilo (Venzar, Lenacilo) a 1 L/ha en 700 a 1000 L de agua/ha. La dosificación de estos herbicidas debe ser ajustada dependiendo de la calidad de suelo en cuanto a su contenido de materia orgánica determinado por análisis de suelo. Es así como algunos herbicidas deben ser aplicados a dosis mayores, cuando se usan en suelos con contenidos de materia orgánica alta.
En plena emergencia puede usarse Cloridazon (Pyramin, Cloridazon) con malezas muy pequeñas (2 cotiledones).
De postemergencia y para el control de malezas de hoja ancha puede usarse Metamitron (Goltix, Metamitron), 2 a 3 Kg/ha, con aceite mineral, repetido semanalmente a la misma dosis hasta completar un máximo de 10 Kg total, o Asulam (Asulox) a 2,5 a 3 L/ha aplicado 3-4 veces a la misma dosis hasta completar
12 L como dosis total.
El control de malezas gramíneas se hace en base a graminicidas comúnmente usados en cultivos de hoja ancha, como Asurre, Gallant, etc. Para algunas malezas gramíneas más rebeldes la aplicación de herbicidas al estado de plántula es la única forma de mantenerlas bajo control. En general, el lilium no es sensible a este tipo de herbicidas graminicidas, por lo que su uso es muy seguro. Los herbicidas deben aplicarse con aceite miscible (Citroliv) para lograr una buena actuación del herbicida, utilizando como indicador de estado cuando las malezas se encuentran 2 hojas verdaderas.
Es importante insistir en que la mejor prevención para las enfermedades de los bulbos y plantas se basan en mantener condiciones de cultivo con buena ventilación, buen drenaje del suelo, temperaturas bajas de suelo. En resumen, obtener el crecimiento más vigoroso posible de la planta y del sistema radicular.
h) Virus
Existen numerosos virus que atacan el cultivo y que vienen en el bulbo. Por ello, los cultivadores de bulbo deben realizar constantemente trabajos de saneamiento, eliminando las plantas y bulbos que presenten síntomas de virosis, destruyendo los restos con quema o enterrándolos.
A su vez los cultivadores de flores deben realizar también esta labor ya que estas plantas son foco constante de infección de las plantas sanas.
Fuente: Manuales FIA de Apoyo a la
Formación de Recursos Humanos para la Innovación Agraria