Los jardines de la Alhambra durante el reinado de los Austrias


Los jardines de la Alhambra durante el reinado de los Austrias
El juego de pelota en la alhambra
El juego de la pelota fue una gran afición de nobles y reyes en los siglos XVI y XVII. Su origen había sido la pelota vizcaína que se jugaba con la mano. Pero pronto se sustituyó la mano o el guante de cuero por una raqueta, adquiriendo este juego, que al principio fue el preferido de estudiantes y humanistas, un reconocimiento entre la nobleza y los reyes al que fueron especialmente aficionados los franceses (jeu de paume). Podía jugarse al aire libre o bien en una sala cerrada (Tripot). Diversos grabados y también alguna pintura representan el juego de la pelota en una sala rectangular en uno de cuyos lados largos había bancos de madera para el público, separados de la pista de juego por una barrera de madera, y bajo una cubierta también de madera.
En el centro de la pista colgaba una red y a ambos lados de la misma se situaban los jugadores equipados con raquetas. Ni la pista de juego ni la tribuna para el público cambiaban cuando el juego de la pelota era al aire libre.
Sabemos de la existencia de un juego de pelota en la Alhambra, al menos desde 1622, gracias a diversas referencias documentales, alguna de las cuales lo sitúa junto al Cuarto de los Leones:
“A Manuel Ruiz, yesero, siete reales y veintiocho maravedis... por seis fanegas y una cuartilla de yeso... para apretar el pilar que se hizo en la pared del Cuarto Real de los Leones que cae al juego de la pelota”85. Otras referencias aluden a distintas reparaciones en la alcubilla y caño de agua que allí había: “una libra de aceite... para hacer zulaque para un caño del alcubilla del juego de la pelota”86; “...media libra de clavos valencianos… para clavar la puerta del alcubilla del juego de la pelota”; “A Diego de Oliva maestro de carpintería... por el reparo en la puerta de madera de la alcubilla del juego de la pelota...”87. En 1693 el Juego de la Pelota aún se localizaba junto al Cuarto de los Leones, según se desprende de una noticia relativa al arrendamiento a Simón Tenorio de “una casa en este dicho Alhambra en el juego de la pelota frontero de la placeta del Cuarto de los Leones, y por las espaldas con la placeta del Conde y escalerilla que linda con la pared del jardín del palacio del Marqués…”88. La ubicación del juego de la pelota tras los muros del cuarto de los Leones lo hacía fácilmente accesible no sólo desde las casas reales sino también desde la casa del Marqués de Mondéjar, quien posiblemente fue aficionado a este juego. En el jardín del alcázar de Sevilla también hubo en el siglo XVII un juego de pelota en los jardines, junto al corral de los bolos89.
En el siglo XVIII aún pervivía el juego de la pelota, aunque en una ubicación distinta, en la plaza de los aljibes, arrendado a Pedro y Andrés de Uquizar, por 44 reales al año y con la condición de tenerlo reparado y en uso: “…Don Pedro y don Andrés de Uquizar, padre e hijo vecinos de esta ciudad recibieron en arrendamiento de la parte de su Majestad y su real patrimonio de dicha Alhambra el sitio en que se halla establecido el Juego de Pelota situado en la placeta que nombran de los arxibes por tiempo y espacio de nueve años que principiaron desde primero de enero de dicho año postrimero pasado cumpliendo fin de diciembre de setecientos noventa y tres por precio y renta fixada en cada uno de ellos de cuarenta y cuatro reales pagados por fin de diciembre…con la condición de reparar dicho juego a sus expensas, formación de poyos, fortificación del muro, terraplén y allanamiento quedando todo a beneficio del Real Patrimonio y que durante dicho tiempo mantendrán dicho juego usual y corriente practicando todos los reparos que ocurran...”90. Las últimas referencias al juego de la pelota que tenemos son de 1784 en que se preparó la pared del frontis91 y 1836 en que se arrendó en ciento veinte reales anuales92.
Fuente: Los jardines de la Alhambra durante el reinado de los Austrias

Esther Galera Mendoza  Universidad de Granada