ARBUSTOS Y TREPADORAS - Hardenbergia violacea y Hardenbergia compton



ARBUSTOS Y TREPADORAS
Hardenbergia violacea y Hardenbergia comptoniana
Hardenbergia
En pleno invierno, la hardenbergia empieza a emitir abundantemente sus diminutas flores en forma de mariposa, agrupadas en densos racimos axilares con pedúnculos rojizos. Son en general de color violeta (Hardenbergia violacea) o morado claro (Hardenbergia comptoniana), pero los numerosos cultivares multiplican las tonalidades. Esta planta trepadora de origen australiano no pierde el follaje en invierno y es ideal para el clima mediterráneo.
ARBUSTOS Y TREPADORAS

Hardenbergia violacea y Hardenbergia comptoniana

Hardenbergia

Descripción
Estas trepadoras australianas empiezan a florecer en febrero y no cesan hasta el final de la primavera. Son perfectas para la zona mediterránea, ya que sufren cuando las temperaturas bajan de -5° (USDA 9-11). Pertenecen a la familia de las Fabáceas, por ello sus pequeñas flores de tonos violáceos se parecen a las de las judías, guisantes y glicinias. De crecimiento vigoroso y rápido, son ideales para cultivar junto a una espaldera, valla o pérgola, a las que se enredarán gracias a sus tallos volubles; pueden superar los tres metros de altura. También suelen cultivarse como arbustos. Mantienen el follaje todo el año.

Hojas
Las hojas son coriáceas y miden unos 10-12 centímetros de largo. Son de color verde medio, sobre el que destacan las líneas claras de las nervaduras.

Flores
En pleno invierno, la hardenbergia empieza a emitir abundantemente sus diminutas flores en forma de mariposa, agrupadas en densos racimos axilares con pedúnculos rojizos. Son en general de color violeta (Hardenbergia violacea) o morado claro (Hardenbergia comptoniana), pero los numerosos cultivares multiplican las tonalidades (ver columna de la derecha). Las flores dan paso a pequeñas vainas.

Cultivo
Necesitan mucha luz para florecer abundantemente; según la fuerza del sol en la zona deberán situarse en sombra ligera o a resguardo de los rayos más potentes. Deben ser protegidas de las heladas fuertes, especialmente las tardías, y del viento. Prefieren un sustrato neutro o ligeramente ácido, fértil y con buen drenaje.

Cuidados
Agradecerán los riegos regulares y profundos; en el caso de laHardenbergia comptoniana, una vez establecida, solo cuando la tierra se vea seca. La floración resultará más abundante si el suelo se enriquece con abono orgánico en enero. Son plantas de bajo mantenimiento, aunque pueden atacarlas la cochinilla, trips y la araña roja. Una poda fuerte tras la floración permitirá controlar su expansión. Algunas partes son tóxicas si se ingieren.

Usos
Las hardenbergias viven perfectamente en maceta en una terraza o porche abierto. Se usan también como rastreras.   

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

INSECTOS MASTICADORES

EL CULTIVO Y MANEJO DE LA ALSTROEMERIA Plagas y enfermedades

MANUAL DE VIVERO ¿Cómo está compuesto el sustrato?