Los jardines de la Alhambra durante el reinado de los Austrias - El jardín de daraxa o de los mármoles



Los jardines de la Alhambra durante el reinado
de los Austrias
El jardín de daraxa o de los mármoles
El jardín de Daraxa inicialmente se extendía entre el palacio de los Leones y la muralla de la ciudadela desde donde podía divisarse el cauce del río Darro que fluye al pie de la colina
de la Alhambra. Su origen es nazarí y era entonces un amplio y abierto vergel al que se asomaba el mirador de Lindaraja.
En el siglo XVI quedó envuelto en un patio al construirse los aposentos del Emperador y el Cuarto Real de las Frutas. Las llamadas habitaciones de Carlos V en realidad habían sido mandadas construir por los Reyes Católicos con las trazas de Maestre Ramiro López, o quizá de Lorenzo Vázquez quien además modificó el programa decorativo de estas piezas durante su estancia en Granada entre el 26 de diciembre de 1498 y el 28 de febrero de 1499. Estos “Aposentos de los Reyes Católicos” constaban de una sala, dos cámaras y tres retretes, dispuestos alrededor del nuevo patio de Lindaraja cuyo jardín dejó de ser una huerta y se convirtió en un jardín cerrado,
perdiendo así el mirador de Lindaraja su antigua funcionalidad.
La decoración de este aposento fue probablemente la primera incursión en el repertorio ornamental renacentista que se realizó en Granada. La sala principal de este cuarto o sala real se concluía hacia 150061. En estos aposentos se alojó en torno a esa fecha la reina Isabel, y el Emperador en 1526, designándose entonces para alojamiento de la emperatriz Isabel el Cuarto Dorado, que por el reducido tamaño de sus estancias fue enseguida abandonado por la reina que se trasladó a un ala del claustro de San Jerónimo. Las habitaciones del Emperador Carlos V engloban varias estancias dotadas de chimenea y cubiertas con ricos techos al gusto italiano, y
decoradas con motivos de grutescos y frutas pintados por Julio Aquiles y Alexandre Mayner62, por lo cual las dos últimas estancias recibieron el nombre de Cuarto de las Frutas. Así lo describía Henríquez de Jorquera: “Continuase con esta torre [de Comares] el Cuarto Real de las Frutas, fabricada del emperador don Carlos, en una vistosa galería, ventanaje a el bosque y río Dauro y puerta de Guadix, a donde están pintadas al olio todas cuantas frutas se conocen, tan primorosas y tan naturales en sus colores que mienten verdaderas, tanto que a mujeres preñadas les ha dado deseo. Este cuarto se puede tener por dichoso por haberse engendrado en él nuestro gran monarca Felipe segundo según la cuenta de algunos curiosos de cuando entró la emperatriz en Granada con el Emperador su esposo, el tiempo que estuvo y cuando salió para Madrid enlos mayores meses”63.
Al jardín de Daraxa (fig. 5) también se le conoció como el Jardín de los Mármoles o “de los marmolejos, que es al lado del Cuarto Real de las Frutas”64. En el siglo XVII estaba ordenado en “cuadros”65 en los que se cultivaban jazmines, naranjos, limones, cidros, y cipreses66.
También había algunas macetas de albahaca67.
Fuente: Los jardines de la Alhambra durante el reinado
de los Austrias
 Esther Galera Mendoza ·
Universidad de Granada

Publicar un comentario en la entrada