Orugas pegadoras y enrolladoras de las hojas “Leaftiers, Leafrollers”



LAS PLAGAS COMUNES DEL JARDÍN
Identificación y Manejo Integrado

Orugas pegadoras y enrolladoras
de las hojas
“Leaftiers, Leafrollers”
Estas orugas miden entre 4 mm y 30 mm de longitud. La mayoría son verdes con
tonalidades marrones o grises (Fig. 35B, C).
Las pegadoras de las hojas pegan dos o más hojas con hilos de seda para refugiarse. Se
alimentan de las hojas pegadas y de las circundantes (Fig. 35C). Las enrolladoras
de las hojas se diferencian porque usan una sola hoja como refugio. Una población muy
numerosa de estas plagas puede causar una defoliación severa.
Algunas especies pasan a la etapa de pupa debajo de la hojarasca y objetos que estén
en los alrededores. En otras la pupa se queda pegada en las hojas. Los adultos son
alevillas pequeñas de color marrón opaco.
La distancia entre los extremos de sus alas extendidas varía entre 13 mm y 27 mm.

Manejo integrado de orugas
1. Inspeccione las plantas antes de introducirlas a su lugar de siembra y
rechace las infestadas con orugas y otras plagas.
2. Mantenga los alrededores libres de malezas que le provean alimento a las
orugas.
3. Examine las plantas con frecuencia para detectar las orugas. En caso de no
encontrar orugas en el follaje, busque en el suelo y en los alrededores de la
planta. Separe los tiestos con plantas infestadas.
4. Remueva manualmente las orugas. Use guantes, pinzas, cepillos o espátulas
para removerlas porque algunas irritan la piel. Se recomienda echarlas en un
envase con una solución concentrada de jabón (3% a 5%) para matarlas.
5. Pode las porciones o todo el follaje de las plantas severamente infestadas.
Las partes podadas deben sacarse de las inmediaciones o echarlas en una
bolsa plástica y ponerla al sol. El calor que se genera en el interior de la bolsa
mata la mayoría de los insectos que se encuentren en el material podado.
6. Atraiga los pájaros al jardín. Ellos son enemigos naturales de las orugas y
otros insectos. Coloque comederos cerca del jardín.
7. Aplique un insecticida cuando la infestación alcance niveles inaceptables.
Rocíe todo el follaje, principalmente las áreas abultadas, los renuevos y debajo
de las hojas. A los pegadores y enrolladores de las hojas hay que prestarle una
atención especial. En la mayoría de los casos su control es difícil debido a que
 las larvas permanecen protegidas por las hojas pegadas.
8. Use los insecticidas que contengan la bacteria Bacillus thuringiensis (Bt), ya
que son la mejor opción para el control de orugas. Es recomendable usar estos
insecticidas con un adherente para evitar que la capa cerosa de las hojas repela
la aspersión del insecticida diluido en agua. En el capítulo de insecticidas
biorracionales de este manual aparece información sobre estos insecticidas y de
otros productos ecológicos. Los aceites hortícolas particularmente son eficaces
para matar los huevos de las orugas.
9. Use insecticidas ecológicos para tratar plantas ubicadas en el interior de
residencias y edificios. Los tiestos con plantas infestadas que estén en el interior
de las residencias o edificios deben sacarse al aire libre para recibir allí el tratamiento
 de insecticida.
10. Repita las aplicaciones de insecticidas según sea necesario hasta reducir a
niveles aceptables la población de las orugas. Normalmente hay que repetirlas
entre 7 y 10 días. Inspeccione las plantas entre 24 y 36 horas después de cada
aplicación para comprobar la eficacia del insecticida usado.
11. Controle las orugas cuando estén pequeñas y antes de que causen un daño extenso. Las primeras etapas son las más susceptibles a los insecticidas.
Es una pérdida de tiempo y dinero intentar controlar las orugas cuando están próximas a completar su desarrollo.
Fuente: LAS PLAGAS COMUNES DEL JARDÍN
Identificación y Manejo Integrado
Por: Hipólito O'Farrill-Nieves, Ph.D.
Especialista en Entomología
Silverio Medina Gaud, Ph.D.
Entomólogo y Profesor Emérito
Publicar un comentario en la entrada