EL CULTIVO DE LAS HELICONIAS BIOLOGÍA FLORAL,



Jerez, E.
EL CULTIVO DE LAS HELICONIAS
BIOLOGÍA FLORAL, GENÉTICA Y MEJORA
Generalmente son polinizadas por colibríes o murciélagos y de modo secundario por insectos o arañas, lo que favorece la polinización cruzada, si bien la mayoría de las especies americanas estudiadas son autocompatibles (6). Aunque los estudios son limitados, se sugiere que la autoincompatibilidad, cuando existe, está controlada gametofíticamente (7).
El número de cromosomas es 2n=24 en todas las especies estudiadas (20 % del total), la mayor parte de origen americano. Se estudiaron las citas de números menores, concluyendo que correspondían a errores de conteo o a aneuploidía (7).
Los híbridos interespecíficos naturales no son muy frecuentes, aunque existen algunos como H. caribaea x bihai frecuentes en las islas del Caribe, o H. psittacorum X spathocircinata cv. ‘Golden Torch’ descubierto en Guayana, una de las heliconias más cultivadas actualmente.
La identificación de los cultivares se ha basado en las diferencias morfológicas de las inflorescencias, siendo la comparación con fotografías en color el método más usado, pese a que la natural variación causada por las condiciones de cultivo ha contribuido a múltiples confusiones
(6). Para satisfacer las necesidades de los programas de mejora, recientemente se han desarrollado protocolos para la extracción de ADN e identificación de cultivares mediante RAPD, que permiten incluir también aspectos agronómicos y ofrecen mayor precisión (9).
La falta de cultivares con buenas características agronómicas, particularmente buena producción (invernal y anual) y larga vida poscosecha, es uno de los mayores
impedimentos para la expansión del mercado de heliconias. Por ello, en Hawai, la asociación de productores ha promovido expediciones para colectar material y
programas para seleccionar individuos con buen comportamiento agronómico, que se han realizado bajo la dirección de la Universidad y del Jardín Botánico de Hawai.
Sus frutos han empezado a producirse con rapidez como era de esperar, dada la amplia variabilidad existente, y en 1999 se habían obtenido tres nuevos cultivares de H. orthotricha, con flores cuya duración media oscila entre 19 y 26 días (10).
Los cruzamientos dirigidos apenas se han iniciado y no existe información genética base para ellos, ya que se desconoce el tipo de herencia incluso para el color de las brácteas cincinales. Aunque no se ha estudiado la compatibilidad intraespecífica, la existencia de híbridos naturales sugiere que esta vía de mejora también podría ser utilizada (7).
PRODUCCIÓN PARA FLOR CORTADA
El cultivo a nivel comercial se inicia en la década de los 70 al aire libre en Hawai y bajo invernadero en Holanda y Alemania (11). La producción se ha incrementado continuamente, aunque la presencia de heliconias en los grandes mercados de flores, tales como las subastas holandesas, es aún minoritaria. No obstante, ello ha impulsado
mucho los estudios sobre este género tanto a nivel botánico como hortícola.
Las principales áreas productoras de heliconias para flor cortada se sitúan en EE.UU. (Hawai, Florida y en menor proporción California); las Islas del Caribe (Jamaica,
Guyana, Barbados, Trinidad y Tobago, Surinam) y los países de Centroamérica (Costa Rica y Honduras). Sus principales mercados son Estados Unidos, Canadá y, de menor importancia, Europa. Otros países de Centro y Sudamérica (Colombia, Brasil y Venezuela) empiezan a interesarse también en la producción de heliconias. En el
Pacífico y el sudeste asiático, el cultivo se ha desarrollado en Singapur y Tailandia, y comienza en Filipinas, Malasia y Taiwán, con vistas a exportar a Estados Unidos
y Japón (11).
Fuente: Jerez, E.
EL CULTIVO DE LAS HELICONIAS
Cultivos Tropicales, vol. 28, núm. 1, 2007, pp. 29-35
Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas (INCA)
La Habana, Cuba
Publicar un comentario en la entrada