EL CULTIVO Y MANEJO DE LA ALSTROEMERIA Cultivares



EL CULTIVO Y MANEJO DE LA ALSTROEMERIA
Cultivares
Además de las especies nombradas, hay varios cultivares comerciales disponibles (Cuadro 1). La mayoría de ellos está protegido por UPOV o patentes; deben pagarse derechos de autor basados en el área bajo producción o el número de plantas compradas o, más bien, arrendadas (Bridgen, 1999).
Propagación
El método tradicional de propagación clonal de plantas es la división del rizoma. Por división continua cada 10 a 12 semanas en un plantel de propagación, las plantas permanecen vegetativas y la división es eficaz. Si las plantas son divididas de una cama establecida que se usó para la producción de flor de corte, las plantas de la mesa se cortan a aproximadamente 10-15 cm de altura de varios días antes de la división. En el momento de división, las partes más viejas de los rizomas se eliminan (Bridgen, 1999).
Debido a la lenta tasa de propagación por división, la micropropagación es el procedimiento más popular para aumentar en número. Un aumento de dos a cuatro veces en plantas puede ocurrir cada cuatro semanas a través del cultivo de tejidos. Además, pueden producirse plantas libres de virus y enfermedades en forma consistente con esta técnica. Para la multiplicación de rizomas se usa un medio líquido modificado Murashige y Skoog con 30 g de sacarosa/L y 2mg/L de bencilaminopurina. Los cultivares responden en distinta forma a la micropropagación, y para cada uno deben probarse distintos niveles de citoquinina para determinar el procedimiento óptimo. Los niveles altos de citoquinina para acelerar la producción vegetativa pueden causar mutaciones in vitro (Bridgen, 1999; Horticom, 2009).
La propagación por semilla generalmente se evita debido a la variabilidad genética y las dificultades ocasionales ocurridas en la germinación de la semilla. En los Estados Unidos, cultivares en mezcla son propagados por semilla para la producción de plantas en macetas grandes. Hay algunas líneas homogéneas disponibles a través de semillas, pero las semillas son caras. Las semillas deberían ofrecer la ventaja de ser menos caras y más rápidas para propagar. Las semillas germinarán si se les provee cuatro semanas de calor húmedo, (18-25ºC), condiciones seguidas por cuatro semanas de estratificación en húmedo y fresco (7ºC), seguido por las temperaturas calurosas originales (Bridgen, 1999).

Fuente: UNIVERSIDAD DE CHILE
FACULTAD DE CIENCIAS AGRONÓMICAS
ESCUELA DE AGRONOMÍA