Manejo integrado de los insectos chupadores



Insectos chupadores
Manejo integrado de los insectos chupadores
1. Inspeccione las plantas antes de introducirlas a su lugar de siembra y
rechace las infestadas con insectos chupadores y otras plagas.
2. Mantenga los alrededores libres de malezas que constituyan un foco de
infestación, ya que los insectos chupadores se alimentan de una gran
diversidad de plantas silvestres.
3. Examine las plantas periódicamente para detectar los insectos chupadores,
hojas deformadas o la sustancia azucarada que suelen producir la mayoría de
estas plagas.
Cuando esta sustancia es abundante las hojas parecen estar cubiertas con
una capa fina de melaza que eventualmente se torna negra. Tan pronto detecte
la presencia de estos insectos u otras plagas examine las plantas con más
frecuencia. Separe los tiestos con plantas infestadas.
4. Remueva los insectos chupadores con un cepillo de cerdas suaves o una
mota de algodón empapada en alcohol o aceite vegetal. En plantas de tallo
fuerte la población puede reducirse con agua a presión.
Asegúrese de limpiar ambas caras de las hojas, en especial la inferior que
es donde la mayor parte de tiempo se localizan estos insectos.
5. Pode las porciones o todo el follaje de las plantas muy infestadas. Las
partes podadas deben sacarse de las inmediaciones o echarlas en una bolsa
plástica y ponerla al sol. El calor que se genera en el interior de la bolsa
mata la mayoría de los insectos que se encuentren en el material podado.
6. Aplique un insecticida cuando la infestación alcance niveles inaceptables.
Rocíe todo el follaje, principalmente las áreas abultadas, los renuevos y
debajo de las hojas.
Los insecticidas de jabón o aceite son los más indicados porque tienden a
ser los menos perjudiciales a los enemigos naturales de los insectos dañinos.
Los insecticidas ecológicos son los más apropiados para usarse en los jardines
que estén en el interior de hogares o edificios. Información sobre los jabones,
los aceites y otros productos ecológicos aparece en el capítulo de insecticidas biorracionales de este manual. Los tiestos con plantas infestadas que estén en
el interior de las residencias o edificios deben sacarse al aire libre para recibir
allí el tratamiento de insecticida.
7. Repita las aplicaciones de insecticidas según sea necesario hasta reducir a
niveles aceptables la población de insectos chupadores. Normalmente, hay que repetirlas entre cada 7 y 10 días. Inspeccione las plantas entre las 24 y 36 horas
después de cada aplicación para comprobar la eficacia del insecticida usado.
8. Implante un programa eficaz para controlar las hormigas en el jardín y
en los alrededores de las plantas. Es fundamental porque las hormigas
transportan y protegen a la mayoría de los insectos chupadores.
Fuente: LAS PLAGAS COMUNES DEL JARDÍN
Identificación y Manejo Integrado
Por: Hipólito O'Farrill-Nieves, Ph.D.
Especialista en Entomología
Silverio Medina Gaud, Ph.D.
Entomólogo y Profesor Emérito