UTILIZACIÓN DE LAS PLANTAS DE INTERIOR



UTILIZACIÓN DE LAS PLANTAS DE INTERIOR
En función del biotipo de las plantas (leñosas arborescentes, trepadoras, geófitos bulbosos, etc.) y del espacio que se quiere decorar (solitario, alto, ancho, pequeño, etc.), se realiza la selección del tipo de ornamentación. Las plantas arborescentes, como muchas especies de los géneros Dracaena, Chamaedorea, Ficus o Howeia, crecen en altura y con el tiempo adquieren dimensiones considerables, por lo que es recomendable su uso para decorar habitaciones grandes y amplias. Estas plantas no suelen destacar precisamente por la vistosidad de sus flores o frutos, sino más bien por la belleza del porte o por la forma de sus hojas, siempre verdes. Otras especies se pueden utilizar cultivadas en macetas colgantes como muchos helechos del género Adiantum, los culantrillos. Las plantas crasas o suculentas, es decir, las especies de las familias de las Cactáceas, Aizoáceas, Euforbiáceas o Crasuláceas, presentan por regla general un pequeño tamaño por lo que son muy utilizadas para crear minijardines o bien terrarios (minijardines de interior rodeados de una estructura de vidrio). Las plantas suculentas más utilizadas son Crassula portulacea, Cephalocereus senilis o barba de viejo; Echinocactus grusonii o asiento de la suegra; Myrtillocactus geometrizans y especies de pequeño tamaño del género Opuntia, la chumbera. Las plantas carnívoras también se utilizan en la jardinería de interior, si bien son de difícil mantenimiento. Las dos especies más comunes son Dionaea muscipula o Venus atrapamoscas y Sarracenia flava. También es delicado el cultivo de otros tipos de plantas de interior, como las plantas bulbosas que suelen florecer en el invierno o en la primavera temprana; los géneros más utilizados son los narcisos (Narcissus sp.), los azafranes (Crocus sp.), los tulipanes (Tulipa sp.) o los jacintos (Hyacinthus). Por último, la forma más común de planta de interior es la planta de maceta. Existe una gran diversidad de especies que se comercializan bajo esta denominación que van desde los muy conocidos geranios (Pelargonium sp.), originarios de Sudáfrica, a los troncos del Brasil (Dracaena fragans). Generalmente su atractivo radica en la espectacularidad de la floración, en las flores como tal, en el colorido de sus frutos o en el color y forma de las hojas. Familias como las Bromeliáceas, constituidas mayoritariamente por plantas epifitas, son también muy utilizadas, destacando especies como la acmea o bromelia fasciada (Aechmea fasciata), la piña (Ananas comosus), Neoregelia carolinae o Vriesia splendens.
Fuente: Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006