Los jardines de la Alhambra durante el reinado de los Austrias


Los jardines de la Alhambra durante el reinado
de los Austrias
En la Edad del Humanismo, arquitectura y naturaleza eran
parte de un proyecto unitario tanto en la teoría como en la
praxis arquitectónica, con la única restricción que podía representar
el espacio disponible. Las villas de recreo y los
palacios urbanos tenían como seña de identidad no sólo su
arquitectura sino también los jardines y el paisaje circundante.
Una naturaleza construida, ordenada, y acomodada
por la mano del arquitecto, del ingeniero, o simplemente del
jardinero, para el deleite1.
El proyecto de reconstrucción de los palacios nazaríes de
Granada tras las Capitulaciones del año 1492 y el enriquecimiento
de aquella estructura palatina con una nueva residencia
real levantada según el gusto “a lo romano” por orden
del Emperador Carlos V, sin duda contó desde el origen
con el objetivo de integrar la arquitectura en el paisaje y de
ennoblecerla y embellecerla con diversos jardines y espacios
verdes, en parte existentes y en parte estructurados de
nuevo, fundamentalmente a partir del último tercio del siglo
XVI, cuando las obras del palacio de Carlos V iban ya
tocando a su fin.
Los jardines eran parte esencial del ámbito palatino de
la Alhambra, al igual que otros espacios verdes de mayor
amplitud como el Bosque, en la ladera que mira hacia el
Albaycín, y la Alameda, característica de las ciudades castellanas
de la Edad Moderna e incorporada a la ciudadela
de la Alhambra, desde la Puerta de las Granadas hasta el
Generalife y convento de los Mártires (fig. 1). A estos espacios
verdes se sumaban los jardines de la casa real del
Generalife y otros jardines privados y huertos vinculados a
las casas de particulares o a los conventos de San Francisco
y de los Mártires.
Ajustándonos a los jardines de la casa real de la Alhambra, y a
los de la alcazaba, exceptuando los de la casa real de Generalife
y otros particulares, hay que mencionar al menos los siguientes:
a) El jardín del Cuarto de Comares y del Cuarto de los Leones;
b) El jardín de los Baños o de las Armas Reales; c) El jardín de
Daraxa o de los Mármoles; d) El jardín del Adarve Nuevo y los
Revellines; e) La Alameda; f ) El Bosque.
Fuente: Los jardines de la Alhambra durante el reinado
de los Austrias
• esther galera mendoza •
Universidad de Granada
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

INSECTOS MASTICADORES

EL CULTIVO Y MANEJO DE LA ALSTROEMERIA Plagas y enfermedades

MANUAL DE VIVERO ¿Cómo está compuesto el sustrato?