El cultivo de girasol (Helianthus annuus)


El cultivo de girasol (Helianthus annuus) para flor cortada
2.- LA INFLORESCENCIA
La inflorescencia del girasol es un capítulo de dos a cuarenta centímetros de
diámetro según cultivares y condiciones de cultivo.
El capítulo, que se encuentra en el extremo del tallo principal, es solitario y rotatorio,
rodeado, en su cara inferior por brácteas en forma de escamas; está formado por un tejido de naturaleza esponjosa en el que se insertan las flores (Alba, 1.990).
Los capítulos en desarrollo efectúan movimientos de rotación, de modo que su
superficie forma un ángulo recto con la dirección de caída de los rayos solares.
En el capítulo se pueden encontrar dos tipos de flores:
Flores liguladas: Se encuentran en el verticilo o anillo exterior del capítulo, está
formado normalmente por una o dos filas de flores liguladas estériles, el color de estas
lígulas suele ser amarillo dorado, amarillo claro o amarillo anaranjado, las lígulas son
lanceoladas, con una función de exhibición y atracción visual para los insectos
polinizadores.
Flores tubulares, situadas en el interior del capítulo, son las flores propiamente
dichas, ya que contienen los órganos reproductores, son sésiles, hermafroditas, y de cada flor se obtendrá una semilla; forman círculos espirales desde el centro hasta el anillo de flores liguladas que lo rodea.
En la mayoría de los cultivares para flor cortada, que suelen ser híbridos, las flores
tubulares son estériles, no forman polen, ni producen semilla.
Fuente: El cultivo de girasol (Helianthus annuus) para flor cortada
Javier Melgares de Aguilar Cormenzana
Consejería de Agricultura, Agua y Medio Ambiente
Plaza Juan XXIII nº 4
30.071 Murcia (España)
fjavier.melgaresdaguilar@carm.es
Publicar un comentario en la entrada