Guía para el cultivo de Anthurium de flor cortada



Guía para el cultivo de Anthurium de flor cortada
Intensidad lumínica
La intensidad lumínica más apropiada para el Anthurium andreanum, a nivel de las plantas, se sitúa entre 18.000 y 25.000 lux (250-300 vatios). Cuando la intensidad de la luz es excesiva suele provocar palidez en el follaje y las flores e incluso puede llegar a quemar la planta. Por otro lado, una intensidad lumínica insuficiente conlleva un estiramiento y un empobrecimiento de la calidad de las plantas, junto con una deficiente producción de flores. En días soleados y con una radiación máxima de 1.400 w/m2, el cultivo necesitará un porcentaje de sombra del 80% que puede conseguirse encalando el invernadero y/o el uso de mallas sombreadoras.
El cultivo en los países tropicales precisa de una malla sombreadora que garantice un 75% de protección. Se recomienda preferentemente el uso de dos mallas sombreadoras, por ejemplo, una fija que proporcione el 60% y una segunda que proporcione el 40% de protección. La malla móvil puede cerrarse en periodos de sequía y al mediodía, a fin de evitar los periodos de mayor intensidad lumínica. Se recomienda el uso de pantallas de plástico cuando las plantas se cultivan en regiones muy lluviosas, ya que proporcionan mayor sequedad al cultivo y disminuyen la posibilidad de padecer enfermedades bacterianas y fúngicas. Otro de los beneficios adicionales que proporcionan es una reducción en la lixiviación de nutrientes del sustrato. Ello mantiene en estado óptimo la concentración de nutrientes y, en consecuencia, garantiza el crecimiento rápido de las plantas.
Con vistas a obtener un análisis exhaustivo de los posibles problemas de cualquier cultivo, es importante registrar los parámetros climáticos más importantes, como la intensidad lumínica, la temperatura o la humedad relativa. Estas mediciones deben realizarse por medio de un ordenador climático o de un medidor portátil, y los datos registrados deben grabarse con los valores diarios máximos y mínimos.
El tratamiento de las plantas
Si el follaje es demasiado extenso, los tallos crecerán torcidos y se dañarán los capullos. Se debe, por lo tanto, cortar el follaje regularmente para mantener las plantas abiertas y obtener una producción más alta de flores en buen estado. Una mayor cantidad de plantas por m² incrementará la frecuencia y la cantidad de follaje que debe ser cortado. En general, la planta debe retener por lo menos 2 ó 3 hojas. No obstante, ello dependerá de la variedad y la densidad de las plantas.
Fuente: Guía para el cultivo de Anthurium de flor cortada
IMAC ANTHURA
Publicar un comentario en la entrada