La Cineraria


. La cineraria

La cineraria es una planta anual muy popular por la belleza de sus flores y sus
espectaculares colores.
Posee unas hojas acorazonadas, gruesas y con los bordes dentados. Su flor es
parecida a la margarita, de color rojo, azulado, lila, violeta o blanco.
Dentro de casa debes conformarte con prolongar al máximo su floración (se da
entre diciembre y mayo), cuya duración media es de un mes, o seis semanas si le
proporcionas las condiciones de luz, humedad y temperatura que necesita.
Haz que su flor dure mucho
- Debes aplicar un tratamiento preventivo contra los pulgones, la cineraria es una
de sus plantas favoritas.
- Compra ejemplares con capullos a punto de abrirse, lo sabrás porque asoma el
color de sus pétalos.
- Tienes que añadir un fertilizante específico para plantas de flor cada diez o quince
días, favorecerá la floración y permitirá que dure algo más.
- Colócala en un lugar claro, ventilado y fresco. Procura que no reciba el sol directo.
Nunca debes.-
- Regarla directamente con agua del grifo. Es mejor dejarla reposar y asegurarse de
que está tibia antes de echarla.
- Cambiarla de ubicación. La luz y temperatura varía, por lo que la afecta
negativamente.
- Ponerla cerca de la calefacción o cualquier otra fuente de calor.
- Sacarla a la terraza si llueve. Aunque la lluvia le puede venir bien, el cambio de
temperatura acabará con ella.
- Podarla. No precisa ningún tipo de poda, de hecho, incluso el marchitamiento de
las flores se produce al mismo tiempo.
Posibles enfermedades.- Si las hojas amarillean, normalmente la culpa es de las
corrientes de aire frío, aunque las hojas marchitas son también el primer síntoma de
falta de riego. En este caso, lo que debes hacer es regarla o retirarla de las
corrientes de aire, pero su periodo de floración de acorta.
Cuando la flor dura poco, la causa puede ser el exceso de calor. Las temperaturas
superiores a 15 ºC aceleran la muerte de las flores. También un exceso de sol o la
falta de agua hacen que el periodo de floración termine antes de tiempo.
En el caso de que la planta haya muerto en poco tiempo, no hay duda, el exceso de
riego, o la falta de drenaje, ha provocado un encharcamiento que ha ahogado las
raíces. Pero no está todo perdido, saca la planta del tiesto y envuelve el cepellón en
varias capas de hojas de papel absorbente para secarlo.
Por otro lado, un ambiente demasiado seco, sobre todo con altas temperaturas,
favorece la aparición de pulgones. No pierdas tiempo, pulveriza indirectamente el
ambiente. Como medida preventiva puedes colocar barritas de insecticida en la tierra
Fuente: mailxmail.com/curso-curiosidades-flores/cineraria
Publicar un comentario en la entrada