PLANTAS DE EXTERIOR



PLANTAS DE EXTERIOR
La mayor parte de las plantas ornamentales utilizadas como plantas de exterior forman parte de la flora y vegetación naturales del mismo lugar en el que se plantan, o bien suelen estar adaptadas a unas características climáticas similares a las de su origen. Cada vez con mayor profusión se utilizan plantas autóctonas, como pueden ser, en la península Ibérica, las jaras (Cistus sp.), el romero (Rosmarinus officinalis), los tomillos (Thymus sp.) o el acebo (Ilex aquifolium). En otras ocasiones son especies introducidas, como el ginkgo (Ginkgo biloba), el magnolio (Magnolia grandiflora), el árbol de los tulipanes o tulipero (Liriodendron tulipifera) o las secuoyas (Sequoia sp. y Sequoiadendron sp.), las que forman parte de la ornamentación de jardines y calles. Muchas especies se eligen por su follaje decorativo, que puede alcanzar una coloración intensa en otoño, o por la fragancia o la vistosidad de sus flores, como el jazmín de olor (Jasminum polyanthum), las rosas o las hortensias. Las plantas trepadoras y colgantes son plantas generalmente de tallos endebles y volubles que no son capaces de sostenerse sin la existencia de un soporte y que se suelen utilizar para camuflar estructuras de las casas poco vistosas, para adornar las fachadas o incluso para dar sombra (algunas son muy conocidas como la madreselva, la glicina, la hiedra o la flor de la pasión).
Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006 
Publicar un comentario en la entrada