Los primeros pasos para tener un bonsái

Los primeros pasos para tener un bonsái

Con los conocimientos básicos de botánica o del mundo vegetal que poseemos,
para comenzar son suficientes.
La premisa que debemos tener en cuenta es que nuestra misión es adaptar a un
vegetal determinado (árbol, arbusto, etc.) para que pueda vivir en una bandeja o en
un recipiente pequeño y que, a su vez, pueda contar con las mismas condiciones
que si viviera en la naturaleza.
Podemos hacer miniaturas tan diversas como novedosas. Quiero decir con esto que
tanto podemos hacer bonsái de bambú como de coníferas, de arbustos, trepadoras,
etc. Simplemente hay que brindarles los elementos que necesitan (nutrientes, agua,
temperatura, ventilación) en los niveles adecuados.
Para el inicio es conveniente elegir un árbol de fácil cultivo y de la zona donde
habitamos y, mientras vamos avanzando en la practica, podemos ir aumentando los
niveles de dificultad y probar con especies más diversas.
SI lo deseamos, podemos optar por obtener ejemplares de semilla, gajos, esquejes,
acodos, siendo la más interesante y tradicional la obtención en la misma naturaleza
en el tiempo y modo adecuado.
Cualquiera sea la opción el resultado va a ser el mismo: Satisfactorio.
RECOMENDACIONES PARA EL INICIO
- Una vez elegido el árbol con el que vamos a trabajar es conveniente ilustrarnos
respecto a sus necesidades y cuidados culturales necesarios.
- De acuerdo a la especie elegida será el estilo que elegiremos para el árbol adulto.
- A los fines de resguardarnos de futuros sobresaltos es conveniente contar a mano
con algún insecticida/acaricida de amplia cobertura.
- Cuidemos el árbol de los vientos fuertes, de los cambios bruscos de temperatura,
del sol muy intenso, de accidentes caseros y de otros factores que perjudiquen
nuestro trabajo.
- Recuerde siempre que si tenemos un animal de mascota en nuestro hogar, lo
alimentamos, lo cuidamos, aprendemos de él todo lo necesario, lo llevamos al
veterinario si es necesario, le ponemos un nombre, y, principalmente, lo amamos y
forma parte de nuestra familia. Con nuestros bonsáis pasa exactamente lo mismo.
Obviemos lo del veterinario lógicamente. Pero hay una diferencia: nuestras mascotas
pueden, algunas veces, proveerse su propio alimento, a diferencia de nuestros
bonsáis a quienes debemos proveérselos nosotros.
El Universo esta lleno de formas, imágenes y colores. Tan solo debemos admirarlas
y tener la satisfacción interior de poder compartirlas.
Fuente: .mailxmail.com/curso-cultivo-bonsai/primeros-pasos-tener-bonsai]