Las malas hierbas

Las malas hierbas

Las malas hierbas son aquellas que crecen donde no deben hacerlo. Se las
denomina así porque compiten con otros cultivos del jardín por la luz, el agua y los
alimentos. Además, pueden estropear la estética de éste y crear un entorno
propenso a las enfermedades y plagas.
Soluciones para combatir las malas hierbas.-
1.Malas hierbas anuales: hay que tener mucho cuidado con este tipo de hierbas, ya
que experimentan varios ciclos dentro de una misma temporada. Esto significa que
suelen producir grandes cantidades de semillas y, por lo tanto, se reproducen
fácilmente y a gran velocidad.
El invierno es una buena época para deshacerse de estos molestos hierbajos. Lo
mejor es enterrarlos en el fondo de zanjas, mezclándolos con abono orgánico o
compost para el jardín.
2.Malas hierbas perennes: las perennes, sobreviven incluso en invierno, gracias a
los tallos y raíces que tienen bajo tierra. Se tiene que excavar y arrancar de cuajo la
raíz de cada una de las plantas. La solución más eficaz es quemarlas, una vez se
tengan todas.
3.La azada, el mejor instrumento: hay que preparar bien la azada; de esta manera
resultará más fácil arrancarlas desde la raíz. Conviene realizar esta tarea en un día
cálido y seco, para que así las malas hierbas se marchiten y mueran con facilidad. Es
conveniente que no se esparzan las semillas de estos yerbajos.
4.El acolchado: el acolchado es muy útil para estos casos. Tanto el polietileno
negro como el acolchado orgánico forman una barrera física que impide el
crecimiento de hierbas no deseadas, calienta el suelo y conserva la humedad. Esta
técnica puede adelantar la cosecha hasta tres semanas.
Si se elige el polietileno, hay que enterrar los bordes o fijarlos, poniendo piedras
pesadas sobre ellos para que no se vuelen con repentinas ráfagas de viento. Si se
prefiere el acolchado orgánico, se puede utilizar como fertilizante del suelo si se
entierra en él al fin
Fuente: mailxmail.com/curso-diseño-jardines/malas-hierbas-
Diseño de jardines
Autor: Tusplantas.com

Cultivo de orquídeas

ORQUIDEAS
- Si nunca ha cultivado una orquídea, ¿Por qué no prueba ahora?
Necesitan mucha luz y por varias horas al día, al menos, unas 10
horas. Riegue su planta frecuentemente en el verano y recuerde
vigilar los signos que indican si esta regando de mas o de menos.
- Después de comprobar que las orquídeas pueden crecer en cualquier
lugar y bajo diversos climas, nada mas que nos falta conocer de que
forma se deben regar, mantener bajo la humedad y la iluminación.
- La primera regla a seguir a la hora de regar las orquídeas es no
echarle demasiada agua. Muchas veces el exceso de agua es lo que
tiende a destruir la planta. Lo mejor es regarla bien y esperar que la
tierra se seque bien antes de regarla de nuevo, a excepción de un
grupo de ellas que nunca deben dejarse secar del todo.
- Un modo de conocer cuando la planta necesita agua es observar
la raíz. Cuando tiene la humedad adecuada las puntas son de un color
verde brillante. Si se ponen blancas, quiere decir que la planta esta
demasiado seca, y si toda la raíz adquiere un color verde musgo es
señal de exceso de humedad. Cuando la raíz muere por esta causa se
vuelve blanca y de color café.
- El agua para regar las orquídeas no debe estar nunca fría. Lo
ideal es hacerlo con agua de lluvia.
- En los días calidos, el riego debe ser mas frecuente y también cuando
hay nuevos brotes o raíces. Todo lo contrario sucede en los días fríos,
en los que el riego debe ser mas espaciado.
- En cuanto la humedad, mientras mas calida sea la temperatura mas
alta debe ser la humedad. La idea es que la humedad sea siempre algo
mas baja que la temperatura.
- Demasiada humedad a temperaturas bajas puede ser que las flores
y las hojas adquieran manchas oscuras y acuosas. Una señal de exceso
de humedad es que las hojas tomen un color verde intenso y brillante.
- Una señal de falta de humedad es que las hojas se arruguen, se
vuelvan amarillas y se marchiten.
- Algo también muy importante a tener en cuenta es limpiar periodica-
mente sus hojas para quitarle a su superficie la suciedad y el polvo, que
pueden obstruir los poros e impedir que absorban el aire y la humedad
con facilidad.
- La mayor parte de las orquídeas prefieren de 10 a 12 horas diarias de
luz, y algunas llegan a admitir hasta dieciocho. La iluminación puede
venir de distintos modos: luz solar directa, luz solar filtrada o indirecta,
luz artificial indirecta y luz eléctrica.
- Las horas mas beneficiosas para la luz solar directa son las de la
mañana y las de la tarde. Durante las horas en que el sol es mas fuerte,
lo mas indicado es las orquídeas reciban su luz parcialmente. Durante
el verano, el sol de medio día, suele ser perjudicial.