Los pasos para crear un césped (II)

Los pasos para crear un césped (II)

Continuamos hablando sobre el proceso de preparación del césped.
6. Haz un abonado de fondo.
Como abono de fondo puedes emplear 5 ó 6 kilos por cada 100 metros cuadrados
de fertilizante complejo 15-15-15 (este abono incluye nitrógeno, fósforo y potasio).
7. Nivela el suelo con el rastrillo y quita las piedras, plásticos, palos y todos
los residuos que salgan.
8. Siembra con la mezcla elegida o bien, planta tepes.
En mezclas de semillas la dosis normal es de unos 35-40 gramos de mezcla de
semillas por cada metro cuadrado (ver envase).
La época mejor para sembrar es en primavera u otoño, pero también se puede
en verano y, en climas cálidos, incluso en invierno.
Nosotros en Cádiz hemos sembrado muchos céspedes en diciembre y enero. Tarda
más tiempo en salir y en hacerse, pero se forma perfectamente.
La siembra se realiza echando las semillas a mano (a voleo), al paso. Lo que hay que
procurar es distribuir unifórmente las semillas.
Es conveniente, aunque no imprescindible, esparcir antes de sembrar por la
superficie unos puñados de semillas para localizar los nidos de hormigas. Éstas se
llevarán el cebo y siguiendo el rastro darás con dichos nidos. Allí aplica un producto
antihormigas.
9. Rastrilla superficialmente para enterrar las semillas: moviendo el rastrillo de
delante hacia atrás y avanzando. Con que queden ligeramente tapadas por la tierra
es suficiente. En algunos libros te dicen que tapes las semillas con un
"cubresiembras". Esto es mantillo o turba, solo o mezclado con arena; pero es algo
opcional, puesto que enterrando ligeramente con el rastrillo, germinan sin
problemas.
10. Da un pase de rulo: se da inmediatamente después de rastrillar y enterrar la
semilla, para poner en contacto la tierra con éstas. Es muy beneficioso para
favorecer la germinación de las semillas. El problema es que no merece la pena
comprar un rulo para sembrar un único césped. Si alguien te lo presta o puedes
alquilarlo, hazlo. Si no, puede ser que salgan algunas calvas y que tengas que
resembrarlas.
11. Riego: una vez que se ha sembrado, debe regarse de 2 a 4 veces por día. La
cama de siembra debe estar húmeda de 2.5 a 5 centímetros de profundidad. Cuando
las plantas llegan a los 2 centímetros de altura debe reducirse la frecuencia de riego
gradualmente, y regar en cambio, más profundamente.
Si llueve no se riega.
A la semana ya habrá salido el Ray-grass, que es el más rápido en germinar; las
demás semillas de la mezcla irán germinando más tarde.
12. Tratamientos fungicidas preventivos: las siembras en primavera y verano
tienen el riesgo de que las semillas recién germinadas sean atacadas por hongos.
Para evitarlo, es bueno hacer un tratamiento preventivo con fungicida de amplio
espectro (es decir, que vale para muchos hongos) cuando tienen 2 ó 3 hojas. Repetir
el tratamiento al cabo de 10 ó 12 días.
Estos tratamientos contra hongos no son imprescindibles, de hecho no se
hacen habitualmente; pero si puedes, hazlos para que el césped recién nacido,
débil y joven tire sano desde el primer momento.
Fuente: mailxmail.com/curso-como-mantener-cesped/pasos-crear-cesped-2]
Autor: InfoJardin.com