La Rosa


La rosa

La rosa ha conquistado una popularidad que difícilmente puede disputarle cualquier
otra flor. De hecho, está considerada como 'la reina de las flores'. Además de su
aroma, suave y exquisito, las rosas tienen el atractivo de sus hermosas flores y una
apariencia elegante que la hace ser la planta más cultivada en parques y jardines de
todo el mundo.
Es evidente que las especies de flores grandes son ideales para ser cultivadas en el
jardín, y las pequeñas en balcones y terrazas; en compensación, éstas últimas
florecen ininterrumpidamente de mayo a noviembre. En la práctica no existen
situaciones ambientales, excluida la sombra total, que impidan el cultivo de la rosa.
Basta con que el rosal reciba de tres a cuatro horas de sol por la mañana para que
florezca regularmente. El rosal prefiere los términos medios; ni excesivo riego ni
demasiada sequía. Si se tiene en maceta, conviene regarlo cada 3 ó 4 días; en el caso
de que esté en el jardín, una vez a la semana
Su hábitat.- Los rosales se desarrollan mejor en zonas templadas y crecen con más
facilidad en condiciones de inviernos fríos y helados, primaveras suaves, y días con
mucho sol en verano. Deben estar situados en un lugar con abundancia de luz, calor
y humedad. La planta no debe ponerse a favor del viento, ni tampoco a pleno sol.
Sin embargo, la versatilidad de la rosa hace que pueda adaptarse a condiciones
adversas de temperaturas y cantidades variables de sol y de lluvia. Existen pocos
lugares en el mundo donde no pueden ser cultivadas, tales como sitios de
permanente sequía o fríos intensos y prolongados.
Cómo podarlas.- La razón primordial por la cual se podan periódicamente las
plantas de rosas es para evitar ramificaciones inútiles que sustraen la savia de la
misma e impiden que se desarrollen de forma correcta y se desarrollen flores de
calidad. Una planta con muchas ramas, da flores en abundancia, pero de una
apariencia mediocre, ya que malgasta la savia en alimentar ramas innecesarias. Se
recomienda que después de una poda se fertilice
Fuente: .mailxmail.com/curso-curiosidades-flores/rosa

Jardines colgantes de Babilonia

Jardines colgantes de Babilonia

Fue una construcción hecha por el rey, guerrero y arquitecto Nabucodonosor para satisfacer
a su esposa; esta se había alejado de su tierra para poder estar con el hombre que amaba.
La reina pasaba triste todos los días; el rey no aguanto más y reunió a los mejores
arquitectos y artesanos para hacer una magnifica construcción la cual le recordaría a su
esposa las montañas de su tierra. Es por esta razón que esta construcción es tan alta y
posee demasiados jardines. Este rey para mantener bien verdes y vivos sus jardines necesito de una gran cantidad de agua del río
La existencia de este jardín aun no esta muy comprobado, aunque se han encontrado
algunos lugares en babilonia que muestran partes que a lo mejor pertenecieron a esta
grandiosa construcción.
El final de esta construcción llego cuando unos guerreros destruyeron toda la ciudad.
Los jardines se encuentran sobre una grandiosa pirámide, clasificada por los egipcios como escalonados, y llamada por los babilonios como zigurat.
Fuente: mailxmail.com/...curso-siete-maravillas-mundo-antiguo/jardines-colgantes-babilonia]

El diseño del jardín

El diseño del jardín

Los jardines requieren un gran cuidado en su elaboración y mantenimiento, de
manera que los árboles y las plantas o flores no se pueden colocar de un modo
casual, sino siempre pensando en el equilibrio y la belleza del resultado final.
La labor de diseño de los jardines permite aprovechar al máximo estas superficies e,
incluso, crear un efecto de agrandamiento, a través de la correcta utilización de
todos los elementos que componen estas zonas. Además, el diseño no se puede
realizar sin tener en cuenta el contexto en el que el jardín se encuentra, es decir, su
entorno. Hay múltiples técnicas para decorar una parcela, pero en todas se
juega con tres elementos principales: césped, cielo y plantas.
Asimismo, las paredes, los árboles o los arbustos influyen en la totalidad del vergel,
generando subespacios interconectados, dentro de un mismo área ajardinada. El
objetivo principal de cualquier diseño exterior es manejar este espacio con
cualquier fin: utilitario, de recreación, de circulación, estancia, reposo, etc. Además,
dentro del hogar, el jardín refleja la personalidad del dueño de la casa o de los
habitantes de la misma, convirtiéndose así en un elemento más de identificación y
recreación personal.
Pasos a seguir.- Hay múltiples alternativas ante el planteamiento del diseño, según
el terreno o los materiales que se deseen emplear. Sin embargo, hay una serie de
aspectos que se deben respetar siempre. Uno de ellos es que, alrededor de una
construcción, el jardín ha de combinar con las líneas rectas y los ángulos que
definen ésta.
La segunda regla de oro es que, a medida que el jardín se vaya alejando de la
casa, puede ir aumentando la variedad de formas, de manera que pueden
empezar a predominar las curvas y los círculos. De este modo, las áreas de
mayor superficie se ocupan con césped, mientras que los arbustos y los
árboles constituyen el verdadero esqueleto del conjunto.
Cuando los terrenos son lo suficientemente extensos, a una distancia considerable
de la casa, cabe la posibilidad de crear zonas ajardinadas más naturales, con una
mayor predominancia de árboles y un aspecto más desordenado. Éstas son zonas de
bajo mantenimiento.
Con independencia de estas tres reglas principales, lo primero que hay que hacer, al
proponerse el esbozo del jardín, es observar cuidadosamente el terreno en el que
éste se va a realizar, las características del suelo, los vientos o los lugares de sol y
sombra, entre otras cosas. Además se debe tener una idea clara de lo que se quiere
realizar, para ponerlo en relación con estas características físicas y evaluar si es
posible.
Fuente: mailxmail.com/curso-diseno-jardines/diseno-jardin