Diseño de jardines

Conocer el suelo

Para poder cultivar correctamente resulta imprescindible conocer bien el suelo.
Primero hay que saber que éste es el resultado de la actuación de las fuerzas
orgánicas sobre material que no es orgánico. Un suelo de buena calidad, por
ejemplo, debe contener todos los elementos nutrientes necesarios para producir
el mayor beneficio sobre las plantas.
Entre los principales nutrientes con los que cuenta el suelo destacan: el potasio,
el nitrógeno, el fósforo, el magnesio, el calcio, el azufre, el carbono, el oxígeno
y el hidrógeno. Hay otros elementos que son beneficiosos para el suelo, pero
los anteriormente citados son los más importantes y, si las plantas carecen de
alguno de ellos pueden sufrir e incluso, llegar a morir.
Otra de las peculiaridades del suelo es que muchas formas de vida ayudan a
mejorar su mantenimiento como son las lombrices, los caracoles, los insectos,
las bacterias, etc. Es conveniente favorecer la estancia de estos seres vivos
pero el exceso de los mismos, puede llegar a degradar el suelo. Así, hay que
tener cuidado con algunos insectos, que, en algunas ocasiones se presentan en
forma de plagas.
Desde un punto de vista técnico, es importante saber cómo están clasificados
los suelos. Esta clasificación está en función de la cantidad de partículas de
arena y arcilla que contengan.
Los distintos tipos.-
1.Arcilla: suelos difíciles de cultivar ya que drenan muy mal y dejan pasar
poco aire.
La humedad les hace perder homogeneidad y la sequedad les produce dureza.
Suelen tardar en calentarse en primavera. Son densos y ricos en nutrientes.
Para la comprobación hay que observar que una muestra resulta ser muy
resbaladiza y brillante cuando se le aprieta con los dedos.
2.Arena: los suelos ricos en arena suelen drenar correctamente y ofrecen
mucho aire a las raíces de las plantas. Son fáciles de cultivar y rápidos de
calentar en primavera, pero se suelen secar demasiado pronto y los nutrientes
se escapan con suma rapidez. Para la comprobación si un suelo es rico en
arena hay que cuando se apriete con los dedos, se sientan sus partículas ásperas.
3.Cieno: los suelos con demasiado cieno tienen partículas cuyo tamaño es
intermedio entre la arena y la arcilla. Pegajosos y pesados, suelen ser difíciles
de cultivar. Para mejorar su calidad hay que aplicar grandes cantidades de
material productor de humus.
4.Marga: este tipo es el ideal para cualquier jardinero. Es el resultado de una
mezcla de arcilla, cieno, arena, materia orgánica y nutrientes. Retiene la
humedad y los nutrientes, y drena muy bien.
5.Turba: está formado por materia orgánica descompuesta parcialmente.
Estos suelos suelen ser ácidos. Su principal inconveniente es la dificultad de
drenado. La construcción de formas de drenaje artificiales mejora su calidad.
Fuente: mailxmail.com/curso-diseno-jardines/conocer-suelo]
Autor: Tusplantas.com
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

INSECTOS MASTICADORES

EL CULTIVO Y MANEJO DE LA ALSTROEMERIA Plagas y enfermedades

MANUAL DE VIVERO ¿Cómo está compuesto el sustrato?